Comercial

Diferencias entre el hipertiroidismo y el hipotiroidismo: cómo identificarlos

Es una glándula en forma de mariposa ubicada en el cuello, la cual controla el ritmo de muchas actividades del cuerpo. Las patologías relacionadas con ella, como el hiper o hipotiroidismo pueden llegar a afectar la calidad de vida.

El hipertiroidismo y el hipotiroidismo son patologías que afectan a la glándula tiroides, que puede ser más frecuente en mujeres de entre 20 a 40 años.

Según explica Mauricio Pérez, endocrinólogo del Hospital Metropolitano, se denomina hipertiroidismo al aumento en la producción de hormonas de esta glándula; por el contrario, la actividad deficiente de la misma se considera hipotiroidismo (la más común).

Características

La condición más frecuente para que se presente hipertiroidismo es cuando la tiroides excede la producción hormonal, en otros casos, uno o varios nódulos pueden ser los causantes de este incremento.

En el caso del hipotiroidismo, suele darse cuando la tiroides enferma o el paciente ha tenido una operación de la misma.

En ambos casos, la gran mayoría de pacientes que padecen enfermedades de la tiroides suelen presentar una causa autoinmune, es decir, un trastorno inmunológico que destruye esta glándula o a su vez la estimula. “Si un paciente tiene un antecedente familiar de problemas autoinmunes, puede desarrollar hipotiroidismo inmune o hipertiroidismo autoinmune”, explica Pérez

¿Cómo identificarlas?

Los signos de alerta dependerán de la cuantía de estas dos condiciones. Si el problema es leve, los síntomas pueden ser bastante subjetivos. Sin embargo, en los casos con hipo o hipertiroidismo establecido, los síntomas serán bastante claros.

Con hipertiroidismo, el paciente va a presentar taquicardia, palpitaciones, temblor, sudoración, aumento de deposiciones, fatiga al hacer ejercicio, y pueden empezar a bajar de peso sin una razón específica.

En el hipotiroidismo, el paciente presentará cansancio, sueño, decaimiento, intolerancia al frío, piel seca, estreñimiento, mala memoria, calambres y afectación en el estado de ánimo (cansados, apáticos). En casos más graves, se puede presentar aumento de peso, en no más de tres a cinco libras.

“Si el paciente tiene la predisposición autoinmune, estas patologías pueden desencadenarse en algún momento de la vida en condiciones de estrés severo. No hay deporte o dieta especial probada en cuanto a prevención, lo más importante es saber si ese paciente tiene antecedentes familiares, hacer una valoración por exámenes de sangre, anticuerpos o ecografía, e identificar el riesgo de esa persona para determinar el tratamiento que requiere”, indicó el experto.

Sin embargo, como indicación general, se recomienda a los pacientes evitar fumar y la sobrecarga de yodo en la dieta, las cuales pueden desencadenar un hipertiroidismo autoinmune.

Un examen de la función de la tiroides a través de la valoración de la hormona TSH se da muchas veces cuando otros especialistas lo solicitan en chequeos generales, así como en momentos importantes como: cuando el niño no crece bien, si tiene bocio, si una mujer en edad reproductiva tiene alteraciones de la menstruación, si está embarazada o buscar estarlo, o si tiene hipercolesterolemia.

Tags

Lo Último


Te recomendamos