Comercial

Ximena Wagner: Alpina lleva 25 años en Ecuador y apuesta por el país, con sostenibilidad

Alpina Ecuador pone en primer lugar al consumidor, para ofrecerle un producto de calidad y acorde a sus requerimientos.

Ximena Wagner es, posiblemente, una de las Gerentes Generales más jóvenes que ha tenido nuestro segmento. En esta entrevista nos cuenta cómo ha sido su ascenso a este alto cargo directivo en Alpina y cuáles son los planes que tiene para que la marca siga creciendo en Ecuador.

¿Cómo llegas a la Gerencia General en Ecuador?

— Tengo 33 años. Mi experiencia inicia en el ámbito financiero, en Banca de Inversiones y estructuración de proyectos. En 2016 llegué a Alpina Colombia, al área de nuevos negocios y adquisición de compañías; luego pasé a Estrategia y finalmente pasé a liderar el área de control financiero y finanzas corporativas.

En 2019 viajé a Inglaterra a hacer un MBA en Manchester y a finales de ese año me propusieron el cargo en Ecuador. No lo pensé dos veces, es una gran oportunidad.

Alpina Ecuador es una compañía relevante, que vende USD 60 millones al año, con 520 alpinistas. Mi rol en el país ha sido más comercial, es decir, revisar las estrategias y oportunidades de crecimiento.

Cabe destacar que para Alpina, fuera de Colombia, la operación de Ecuador es la más importante de todo el grupo.

Es así que en estos pocos meses he estado comprendiendo mucho al país, al consumidor y conociendo las oportunidades de crecimiento en el mercado.

¿Qué relación guarda la operación de Ecuador y la de Colombia?

— Los dueños de Alpina son inmigrantes suizos que, en un inicio, quisieron emprender en Ecuador. Por diversas situaciones, lo llevaron a cabo en Colombia. Sin embargo, hace 25 años la marca entra a Ecuador y ha pasado por diferentes etapas.

Por ejemplo, en 2008 se compra Kiosko, una marca de tradición y muy reconocida en el país. Desde ahí estamos conviviendo con las otras marcas del mercado.

Aunque se piense lo contrario, Colombia y Ecuador son países diferentes, por lo que las estrategias deben estar enfocadas en cada país. Muchas cosas que funcionan aquí, no funcionarían en el otro país, y viceversa.

¿Cómo funciona Alpina Ecuador?

— Tenemos dos plantas de producción, la que está ubicada en San Gabriel (Carchi) nos convierte en la industria más grande que existe en esa provincia. No solo generamos trabajo alrededor de la misma, sino que compramos la leche a más de 180 ganaderos del sector. La otra planta está en Machachi (Pichincha). Además, contamos con centros de distribución porque nuestra marca está presente a nivel nacional.

Atendemos todos los canales: supermercados, tiendas de barrio, horecas (sector de hoteles, restaurantes y cafeterías) que poco a poco se está reactivando.

Tenemos la matriz en Colombia, pero la estrategia, el equipo directivo y los productos son hechos en Ecuador: el 98% del portafolio se produce en el país. Los quesos, yogures y marcas son de acá: Kiosko, Arequipe, Finesse, Regeneris y Bon Yurt. ¡Creemos en Ecuador y le apostamos al país!

Cabe destacar que nuestro equipo está conformado por 520 alpinistas y el comité directivo en Ecuador está conformado por seis mujeres y dos hombres.

¿Cuán importante es la sostenibilidad para Alpina?

— Tenemos varias acciones en cuanto a sostenibilidad, que empezaremos a comunicar con la fuerza que se requiere.

Es así que parte de la estrategia se basa en siete compromisos claros en temas ambientales y sociales de sostenibilidad.

Por ejemplo, tenemos acuerdos con los Bancos de Alimentos de Quito y Guayaquil, pero más allá de donar toneladas queremos lograr un programa de mediano y largo plazo.

El hecho de estar en el Carchi nos permite tener una influencia más grande en esa provincia. Es por eso que estamos trabajando en el tema de alimentación con los ganaderos. Nuestro insumo principal es la leche, así que aparte de contar con proveedores grandes, la mayoría corresponden a asociaciones de pequeños ganaderos.

Para este relacionamiento directo con los ganaderos tenemos un equipo puntual, que brinda asistencia técnica, capacitaciones, adquisición de insumos, entre otras acciones, para que se tecnifiquen y puedan hacer crecer su negocio. A su vez, eso nos asegura la calidad de la leche. Entonces, este compromiso de apoyarlos, nos permite generar esa asociación a largo plazo.

Durante la pandemia fortalecimos esa relación. Incluso, acopiamos la leche para no dejar de comprar su producción, aunque la crisis no afectó al sector de alimentos en toda su dimensión, hubo canales como Horeca que se vio afectado. Sin embargo, las personas no dejaron de consumir yogurt y queso en casa, además de un dulce como nuestro Arequipe.

Eso nos ayudó a seguir manteniendo la relación con nuestros ganaderos. Dejarlos es lo peor que puede pasar porque ellos son nuestros socios a mediano y largo plazo.

Desde el lado ambiental, está el tema de los empaques. Los estamos cambiando a biodegradables o reciclables, para que nuestro impacto de plástico sea menor.

Buscamos convenios y proveedores que nos ayuden en esta gran tarea de pasar del plástico a otro tipo de empaque que sea amigable con el ambiente. La naturaleza de nuestro sector nos exige que seamos sumamente cuidadosos con los alimentos, en términos de inocuidad, sabor y textura. En ese sentido, es un poco más complicado hacer esa transformación.

Sin embargo, este año vamos a hacer el cambio de la marca Bon Yurt, pero el 2022 cambiaremos las botellas de otros yogures.

Todas estas acciones, nos ha convertido en la segunda compañía láctea del país, en la categoría de quesos, yogures y avenas.

¿Qué decir en cuanto a innovación?

— El consumidor es nuestra prioridad y el centro de nuestras decisiones. Es por eso que estamos revisando constantemente los gustos y tendencias de consumo.

Los formatos y sabores son importantes porque queremos darle mayor variedad al consumidor y cumplir sus expectativas. Por ejemplo, con el portafolio de Regeneris, Finesse y Griego, se atiende a un consumidor que busca un tema funcional, con propiedades adicionales; y está yogurt Kiosko, con el cual queremos crecer.

Creemos que sí existen oportunidades para innovar y ofrecerle al consumidor lo que requiere y espera, según su estilo de vida, nivel socioeconómico, gustos o por regiones.

Tags

Lo Último


Te recomendamos