Comercial

La mamografía, su mejor aliado en la lucha contra el Cáncer de Seno

Las momografías una vez al año pueden salvar su vida. No solo debe confiar en la palpación con sus manos. Desde los 40 años realice exámenes más profundos.

Hoy se conmemora el Día Mundial contra el Cáncer de Mama. Por ello, Metro Ecuador conversó con el Dr. Édgar Pavel Obando Pozo, Radiólogo del Hospital Metropolitano, quien da pautas a la mujer de cómo cuidar su vida ante esa amenaza.

Una mamografía salva tu vida.

La población en general de las mujeres no tiene ningún antecedente importante de cáncer en su familia como en mamá, hermanas. Si no hay esos antecedentes, lo indicado es realizar una mamografía a partir de los 40 años y luego hacer un control cada año, según el doctor Obando.

“Si las pacientes tienen factores de riesgo como antecedentes familiares u otros genéticos, hay que comenzar antes con las mamografías, por lo menos a partir de los 35 años”, señala el experto.

¿Cómo es el examen?

El doctor Obando explica que la mamografía se hace con un equipo similar al de rayos X, pero que da una radiación muy baja y muy focalizada a la parte de los senos que es donde se toma la imagen. Se realizan dos radiografías de cada seno y para eso se necesita comprimir al seno. “Esa parte de la compresión puede resultar un poco molesta por la sensibilidad, pero es tranquilamente tolerada por las pacientes y no causa dolor posterior, ni tampoco necesita recuperación. El examen no demora más de cinco minutos y la compresión solo 30 segundos en cada seno”.

La mamografía es confiable.

La mamografía es el examen de inicio del estudio porque nos puede indicar alguna alteración, sobretodo puede hacer un diagnóstico cuando el cáncer recién inicia. Nos puede dar signos de un tumor en etapas muy iniciales que le dan a la paciente una posibilidad grande de recuperación total. “Hay otras veces en que nos puede dar algunos signos de que sucede algo más y nos anticipamos para realizar otro tipo de exámenes complementarios”, señala Obando. En los últimos años, existen varios exámenes que se han desarrollado, los cuales también nos ayuda a tener un mejor diagnóstico. Estos exámenes pueden ser tomosíntesis, mamografía contrastada, ecos, resonancia magnética. Se trata de estudios que, en base a lo que hallemos en la mamografía, se pueden solicitar para tener un diagnóstico certero y confiable.

Otras formas para evitar el cáncer de mama.

Los exámenes que se realizan no previenen el cáncer de mama. Lo que hacen es proveer de un diagnóstico lo más temprano posible para poder dar un tratamiento que cure definitivamente el problema de salud. Si es que ya se diagnostica una estadía avanzada de la enfermedad, el pronóstico no va a ser bueno y tampoco la paciente va a tener muchas opciones de curarse. “En sí, no existe algún método que esté probado 100% de que se pueda prevenir el cáncer de mama. En las mujeres que no tienen factores de riesgo, la lactancia materna puede ser un factor protector, generalmente el no usar hormonas después de la menopausia también ayuda. Hay personas que no tienen ningún factor de riesgo y pueden presentar cáncer de mama, y otras que, con factores más riesgosos, no desarrollan tumor. Todo eso es aleatorio como todos los tumores del cuerpo”, indica Obando.

La palpación personal.

Antes se hablaba mucho de la palpación en la mujer para detectar algún nódulo. Eso ha quedado un poco relegado. Hay mujeres que se pueden realizar la palpación de los senos, y si no encuentran nada, tener esa falsa confianza de que no pasa nada y por ello, no realizar los estudios en la edad indicada. Hay tumores que incluso, pueden estar presentes uno o dos años antes de que sean palpables o clínicamente visibles y que solo se detectan con la mamografía.

La mamografía va a detectar cualquier problema y se puede adelantar con el diagnóstico incluso hasta con dos años en relación con la palpación. Está bien que la paciente se palpe, conozca sus senos para que note alguna diferencia, pero eso no asegura de que todo esté perfecto.

Los índices del cáncer de mama en el país.

Los índices de incidencia de cáncer de mama han incrementado en Ecuador. Esa es la tendencia también a nivel mundial. El cáncer de mama ocupa el primer lugar en los cánceres y los tumores en las mujeres. Incluso, antes existía más cáncer de cuello uterino en nuestro medio, y ahora el cáncer de mama ha sobrepasado ese límite. En otros tiempos, las pacientes, como solo se regían en la palpación, llegaban al médico con tumores más difíciles de tratar. Ahora ya hay más conciencia de los exámenes para diagnóstico temprano.

Evitemos extirpar el seno.

Eso es una de las situaciones fundamentales en el diagnóstico temprano. Si puedes detectar un tumor muy pequeño, menor a un centímetro, la idea es que se pueda extirpar solo esa parte donde está dañado el tejido a causa de ese tumor, pero se preserva y se salva el seno. Incluso hay tratamientos para disminuir el tamaño del tumor y preservar el seno. “Las cirugías donde se extrae totalmente el seno son muy traumáticas para la mujer. Ahora el tratamiento de los tumores va de la mano con la parte estética de la mujer para tratar de no dejar secuelas, o las mínimas posibles, pero tratando de manera adecuada el tumor para que no pueda progresar”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos