Efectos de la diabetes en la salud visual y cómo sobrellevarla

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 442 millones de adultos en el mundo tienen diabetes. Esto quiere decir que una de cada 11 personas tiene esta patología a nivel mundial.

Por Metro Ecuador

En el caso de Ecuador, 414.514 personas mayores de 10 años sufren esta enfermedad de acuerdo a la última Encuesta Nacional de Salud (Ensanut) 2014. Considerando su alta prevalencia y sus efectos negativos en la visión.

“La diabetes como patología sistémica, afecta no solo al ojo, sino a múltiples órganos. Éstos se ven alterados por el daño de los pequeños vasos debido al aumento del azúcar en la sangre; además, ocasiona daño directo en las células de la retina generado por estrés oxidativo y el exceso de radicales libres (proceso de oxidación natural del cuerpo pero que en ocasiones puede afectar a las células)”, indicó la Dra. Ana María Brutto, especialista de la clínica Clínica Oftalmológica Andes Visión.

Sobre los síntomas de efectos de la diabetes en la visión:

  • Disminución de la visión o interrupción de la misma por sombras.
  • Resplandor de luces, este síntoma es muy importante porque indica el desprendimiento de la
    retina.
  • La visión empieza a perder claridad como si una nube gris oscura cubriera cada imagen. Estas
    manchas por lo regular aparecen en ambos ojos y es un factor que indica que hay una hemorragia
  • Alteración del campo visual.
  • Visión inestable a consecuencia de las subidas y bajadas del nivel de glucosa en la sangre, por
    esta razón la salud visual puede cambiar de un día para otro, es decir un día ver muy bien y al
    siguiente ya tener nubosidades.
  • Otra señal es cuando el paciente diabético ve borroso al momento de leer sus textos y
    empieza a perder claridad y su visión central se ve afectada.
  • Para los pacientes que se inyectan insulina, un factor muy determinante para saber que algo
    pasa con su visión, es cuando no avanzan a ver las líneas o números dibujados en la jeringa.
  • Esta pérdida de visión tan irregular, hará que el diabético no pueda distinguir de manera
    sencilla el tamaño de los objetos.
  • La dificultad al momento de caminar porque no logran distinguir la distancia entre la vereda y
    la calle, constituye un verdadero peligro para el paciente. Este indicador da cuenta que la
    percepción de la profundidad visual ha disminuido y es importante visitar al especialista para
    facilitar la vida del paciente.

Efectos de la diabetes en la visión

Lo primero que ocurre al tener los niveles de glicemia (azúcar en la sangre) elevados es el
daño celular por aumento del estrés oxidativo debido al exceso de radicales libres.

El problema visual más común es la retinopatía diabética, la cual consiste en un daño en la
retina, afectando a la visión completa ya que se trata de un tejido muy importante en el ojo.

Cumple una función fundamental en el proceso, ya que sus células nerviosas ayudan a convertir la luz en impulsos eléctricos, los cuales son llevados por el nervio óptico al cerebro, el cual los interpreta como imágenes visuales. Es así, que la retinopatía diabética daña los
pequeños vasos sanguíneos dentro de la retina.

El daño de los vasos sanguíneos se debe a la muerte y pérdida celular, lo cual engrosa la
pared de los vasos. Igualmente, la forma y concentración de las células sanguíneas se alteran,
aumentando la consistencia de la sangre que genera fugas por mayor permeabilidad de los
vasos y obstrucción de los mismos.

Las zonas que pierden irrigación por parte de los vasos que se han obstruido, estimulan la formación de vasos con formas y localizaciones erróneas.

Los daños en la retina aumentan su riesgo en aquellos pacientes que tienen diagnóstico de 10
años en un 50% y después de 30 años afecta la retina en un 90%.

Control en pacientes diabéticos que ya tengan afección visual:

Dependiendo del caso y el grado de afectación, el control sistémico de un médico endocrinólogo es suficiente. En otros casos más graves se debe recurrir a láser o inyecciones en la parte posterior del ojo para evitar el crecimiento vascular.

En casos muy avanzados, cuando se produce el desprendimiento de retina, es necesario una
cirugía para esa área.

Todos estos procedimientos ameritan controles periódicos con el oftalmólogo (por lo menos
uno al año), incluyendo la realización de algunos exámenes oftalmológicos. Cuando se
encuentran daños, el control debe ser más frecuente.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo