logo
Noticias
/ Getty Imágenes (Referencial)  / Getty Imágenes (Referencial)
Noticias 17/04/2021

¡No solo AstraZeneca! Otras marcas de vacunas que “provocan” casos de trombosis

Científicos de la Universidad de Oxford han intentado calcular cuáles son los riesgos reales de desarrollar trombosis a causas de la aplicación de ciertos tipos de vacunas. Los expertos analizaron datos disponibles de la red histórica clínica electrónica de TriNetX Analytics (comprende 59 organizaciones sanitarias).

Los galenos determinaron que las posibilidades de sufrir trombosis venosa cerebral tras contraer coronavirus son ocho veces mayores después de suministrarse la vacuna AstraZeneca y 10 veces mayores para los vacunados con Pfizer o Moderna. Es decir, los riesgos de sufrir la TVC resultan ser 100 veces mayores de los normales después de padecer covid-19.

Entre 513.284 pacientes con coronavirus, la trombosis venosa cerebral (TVC) de registra en 39 casos por un millón

Datos

Entre 513.284 pacientes con coronavirus, la trombosis venosa cerebral (TVC) de registra en 39 casos por un millón durante las primeras dos semanas después de confirmarse el positivo.

En el caso de los que recibieron las inyecciones de los fármacos de Pfizer o Moderna (que comprenden 489.871 vacunados en total en ese estudio) la incidencia de la TVC fue de cuatro personas en un millón. Entre tanto, no se observó ningún caso en quienes padecieron gripe (172.742 personas).

Con AstraZeneca se observaron los datos de 34 millones de vacunados, los casos son cinco por un millón de personas (169 casos registrados en total).

Estos datos suponen una relación aún más importante. La posibilidad de desarrollar este tipo de trombosis es 30 veces más alta en los vacunados con ARN mensajero, presente en las fórmulas de Pfizer y Moderna, que con el fármaco de AstraZeneca.

Sin embargo, los autores del estudio complementan los datos que no se pueden comparar directamente los riesgos de TVC asociados con la vacuna de AstraZeneca con cualesquiera de las otras vacunas.  

Ya que en el caso de esa vacuna se utilizan los datos recogidos por el sistema de seguimiento de la Agencia Europea de Medicamentos y no de la red de registros sanitarios electrónicos.

Sigue leyendo