Ballenas jorobadas terminaron en un río infestado de cocodrilos

Por Agencias

Después de realizar un “giro” equivocado durante la migración, tres ballenas jorobadas fueron a parar a un río donde habitan cocodrilos. Los cetáceos quedaron atrapados en un río que atraviesa el Parque Nacional Kakadu, Australia.

Dos de las ballenas fueron vistas a principios de esta semana, sin embargo la tercera continúa nadando en el río. Personal del parque está en constante monitoreo y prepara planes para intervenir si fuera necesario.

Las ballenas caminaban sobre 4 patas hace millones de años

42 millones de años de evolución hicieron un efecto magnifico en el mamífero mas grande de la Tierra, la ballena.

No se habían registrado avistamientos de ballenas en el Río Aligátor Oriental, en el Territorio Norte del país, situado en el Parque Nacional de Kakadu. Nadie, hasta la fecha, podía explicar por qué al menos tres de los mamíferos marinos de agua salada se habían adentrado tanto en un río con escasa visibilidad.

El ecólogo Jason Fowler dijo haber avistado tres ballenas el 2 de septiembre cuando navegaba con amigos a más de 20 kilómetros (12 millas) de la desembocadura del río.

“Resultó que dimos con varias ballenas grandes, lo que me dejó totalmente desconcertado”, explicó Fowler el lunes.

“El agua está increíblemente turbia. Hay visibilidad cero. De modo que sólo se ven las ballenas cuando están justo en la superficie”, dijo. El experto estimó que se trataba de dos ballenas adultas y una joven, de entre 10 y 12 metros (de 33 a 39 pies) de largo.

“Hay tantas jorobadas que van camino de la costa de Australia Occidental que es inevitable que acaben en sitios nuevos. Lo que es increíblemente raro es que están en un río turbio, poco profundo, lleno de cocodrilos… eso es inaudito", señaló.

La experta de ballenas y delfines del gobierno del Territorio, Carol Palmer, dijo que al menos una ballena seguía en el río el fin de semana. “No sabemos lo que ha ocurrido, pero obviamente erró el camino y terminó en el Río Aligátor Oriental”, añadió.

“Es muy sensible a las mareas. Es bastante poco profundo y todos estamos muy ansiosos por intentar sacarla”, dijo Palmer a la Australian Broadcasting Corp.

Entre las opciones para que la ballena salga del río se barajaban emplear grabaciones de llamadas de ballenas o hacer ruido golpeando el costado de los barcos.

¿Es vulnerable a ataque de cocodrilos?

“Los cocodrilos no estarán acostumbrados a ver una ballena jorobada”, dijo Palmer, “La jorobada es lo bastante grande como para que ninguno de nosotros crea que los cocodrilos van a intentar atacarla”.

Fowler dijo que probablemente, la ballena o ballenas se están cansando de nadar contra fuertes mareas para mantenerse en la misma parte del río.

“Hablamos con los ancianos aborígenes que hablan en nombre de esa parte de Kakadu y dijeron que no tienen palabra para ballena”, comentó Fowler. “No hay registros en su historia cultural. Nunca habían oído hablar de esto”.

Te puede interesar

"Nunca olvidaré sus gritos": el testimonio de la joven que descubrió 145 ballenas agonizantes en una playa de Nueva Zelanda

Cuando Liz Carlson salió a hacer una larga caminata por una playa desierta en una remota isla de Nueva Zelanda, se encontró con el triste espectáculo de 145 ballenas que estaban agonizando. "Fue la peor pesadilla de mi vida", le dijo a la BBC.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo