Ecuador lanza campaña contra grave problema del embarazo adolescente

Además, cada día 147 adolescentes entre 15 y 19 años de edad se convierten en madres.

Por Agencias

El Gobierno de Ecuador emprendió hoy una campaña intersectorial y "de mucha fuerza" para combatir el fenómeno del embarazo adolescente. Este es  uno de los problemas sociales más acuciantes para la nación andina, donde cada día seis niñas se convierten en madres.

Al inaugurar el inicio de la estrategia en un colegio de Quito, el ministro de Educación, Fander Falconí, aseguró que en su país, del total de embarazos entre menores de 15 años de edad. El 80 por ciento fue producto de violencia sexual y el 7,5 por ciento termina en aborto.

Declaraciones

"Al prevenir el embarazo adolescente, estamos defendiendo a la niñez y a la adolescencia de nuestro país. La juventud debe estar estudiando y disfrutando del sano entretenimiento", añadió.

Problemas en los estudiantes

El ministro destacó que "cada año desertan del sistema educativo 104.000 estudiantes y muchas de las causas obedecen a embarazos adolescentes", o "al rezago estudiantil ocasionado por embarazos adolescentes".

Además de las implicaciones sociales de este fenómeno, las adolescentes embarazadas suelen sufrir depresión, baja autoestima y atraviesan conflictos familiares, refirió durante su intervención.

Para la subsecretaria de Innovación Educativa del Ministerio, María Fernanda Porras, la campaña es una verdadera "estrategia intersectorial" que busca prevenir, informar, capacitar y apoyar en el tratamiento de este fenómeno.

Cifras en Ecuador

Ecuador, dijo a Efe, es considerado "el segundo país de la región con los índices más altos de embarazo adolescente", pues cada día "seis niñas menores de catorce (años de edad) son madres", lo que supone, además, que lo han sido producto de violencia sexual.

 

Además, cada día 147 adolescentes entre 15 y 19 años de edad se convierten en madres.

 

Esta estadística, que ha ido creciendo, "evidencia la gravedad de este problema", subrayó la alta funcionaria al insistir en la estrategia para contrarrestar el embarazo adolescente que, para ella, también implica a padres, profesores y a la sociedad en general.

Objetivo de la campaña

La estrategia incluye una campaña con estudiantes para que ellos "puedan decidir sobre su vida", así como un trabajo "en el aula con padres y profesores" porque son los que deben orientar a los menores, agregó.

En el plan interviene también el Ministerio de Salud, que desarrollará acciones preventivas para que las estudiantes sean atendidos de manera amigable y proporcionara información en el ámbito de la prevención.

 

En ese sentido, la ministra de Inclusión Social, Berenice Cordero, habló de la necesidad de las jóvenes de aprender que "tienen oportunidad de generar su autonomía, pero no necesariamente estableciendo una familia tan tempranamente".

Docentes

Docente del colegio "Manuela Cañizares" de Quito, donde se presentó la campaña, Ligia Herrera dijo por su parte haber visto muchos casos de embarazos de niñas o adolescentes en sus 38 años como maestra.

 

"Me acuerdo de una niña. Ella no sabía lo que pasaba" y sólo se enteró de su estado cuando "nuestro departamento médico lo confirmó", relató al insistir en que ese caso fue doloroso porque se sospechaba que el embarazo era producto de una violación por parte de un familiar de la madre.

La profesora alabó la campaña del Ejecutivo ya que, según ella, a menudo "el sistema hace a un lado a las chicas que tienen este problema".

Una de las alumnas del establecimiento educativo comentó a su vez que mucho de este problema tiene que ver con la relación entre padres e hijas, pues hay familias que se desentienden de la formación y permiten que la libertad se convierta en libertinaje.

Consideró además que debe haber charlas "para las chicas, pero también para los chicos", pues "los hombres también son parte de esto, ellos también resultan parte del embarazo", subrayó. EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo