‘Whatsappitis’ y otros males provocados por la adicción a las redes

Cada vez son más frecuentes las llamadas tecnopatías o enfermedades tecnológicas.

Por Eva Acosta

‘Whatsappitis’, Apnea del WhatsApp, Síndrome de Google, Depresión de Facebook y Nomofobia son las nuevas enfermedades relacionadas con el uso incontrolado de las nuevas tecnologías.

 

 
Y aunque de ellas se conoce muy poco o no hay médicos que las diagnostiquen, los expertos en tecnologías de comunicación e información ya hablan de ellas.
En algunos casos se trata de dolencias fisiológicas, pero también han proliferado nuevas enfermedades relacionadas con comportamientos psicológicos anormales. Y he ahí el problema.
En los casos más extremos, los usuarios de Facebook pueden llegar a sufrir una depresión si comparan su vida con la de los demás.

Pero, ¿cómo saber si está padeciendo esta enfermedad?

“La adicción a las tecnologías no está recogida en los manuales de diagnóstico, pero sí es verdad que estos casos nos llegan cada vez con más frecuencia”, reconoce el doctor en psicología José Antonio Molina.
Entre los síntomas de la depresión al Facebook está  la  tristeza o el  vacío interior al avisorar alegrías o triunfos en perfiles de los amigos.
Y qué decir de la adicción al celular por Whatsapp. La revista médica ‘The Lancet’ fue la primera que acuñó el término ‘Whatsappitis’ para referirse a la tenosinovitis (inflamación del tendón y de la membrana sinovial que lo recubre) por utilización excesiva de WhatsApp.

“Afecta a los pulgares principalmente. Entre sus síntomas está el dolor, hinchazón y entumecimiento”, apunta el médico familiar Ricardo González, quien visitó Metro para contarnos que en los establecimientos educativos, con motivo del inicio del año escolar en la Costa, se está incetivando a los padres de familia a hacerles chequeos visuales a los estudiantes.

“Las enfermedades del ojo no son nuevas, pero están relacionadas con el uso excesivo de las tecnologías. Los padres deben evitar que los niños tengan contacto con equipos tecnológicos, al menos, antes de los 12 años”, dice González.

¿Qué hay de la Nomofobia?

Que se quede todo menos el celular. Así piensan los ‘nomofóbicos’. En Ecuador no hay estudios sobre este tipo de afecciones, pero un estudio realizado en España sobre los hábitos de las personas a la hora de utilizar el celular, denominado “Aquel ‘control de movilemia’, reveló datos curiosos, como que un tercio de los encuestados prefieren perder un avión a su teléfono celular o que incluso manteniendo relaciones sexuales atienden el teléfono.

¿Le ha pasado? Si la respuesta es sí, usted estaría atrevesando un cuadro de Nomofobia.
Y es que junto al Whatsapp, que tanto ha facilitado la vida de muchos, también han llegado nuevos hábitos de vida.
¿Consulta usted de forma compulsiva este servicio de mensajería? En el blog Teresa Pérez, una máster en salud digital, ya se habla de la ‘Apnea del WhatsApp’.

“Lo sufren aquellas personas que consultan de forma compulsiva este servicio. Son individuos que constantemente están mirando su cuenta para comprobar si han recibido algún nuevo mensaje. Además, sufren una gran ansiedad si no pueden consultar esta aplicación”, explica la bloguera.

Finalmente y aunque el gran buscador nos tiene a solo un click de enterarnos o conocer cualquier información, la memoria está pagando un alto precio: el Síndrome de Google.

 

Quienes sufren esta patología, no consiguen recordar algunas cosas y olvidan datos debido al uso constante de los buscadores de internet. Además, también sufren problemas de concentración.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo