Noticias

“Cuántos años tienes... Te voy a violar”: Madre relató amenaza de agresión sexual contra su hija en colegio de Quito

El colegio emitió un pronunciamiento.

Imagen referencial

Una madre de familia denunció un caso de agresión sexual hacia su hija de nueve años. Además rechaza el actuar del colegio ubicado en Quito y denuncia que lo encubrió.

El tema se volvió viral y tendencia en TikTok, ya que la madre de la menor contó su versión en esta plataforma. Por otro lado la institución emitió un comunicado.

Relato de la madre

Todo sucedió un día antes de salir al feriado de Carnaval con su hija a quien llamaremos “E.”

“Mi nena después de haber jugado se estaba lavando las manos en el baño. Cuando se estaba secando sus manitos, se acerca un muchacho de 12 años aproximadamente, (desconoce su edad exacta) le pregunta qué edad tiene a mi hija. Mi nena al contesta que 9, el muchacho le coge del hombro y le dice sin miedo a nada que la va a violar”, cuenta la madre angustiada.

Al escuchar eso, la menor se queda consternada. “Gracias a Dios un compañero y amigo de ella estaba saliendo del baño y él lo presenció, la llevó de la mano corriendo a la clase. Al llegar al aula se fue en llanto, cuenta lo que pasó y sus compañeritos, niños entre 8 y 9 años, le creen y la profesora le lleva al DECE (Departamento de Consejería Estudiantil)”.

Una vez en el lugar, la atiende la psicóloga y en la oficina también estaba el niño que la habría amenazado. “E” explica lo sucedido, cuenta la madre. “La tutora de mi hija le dice que es normal que el niño solo quería ver y tenía curiosidad por ver qué tenía mi hija debajo del pantalón”.

También denunció que su hija entró en un estado de shock y le dio un ataque de asma, pero aún así la subieron en la buseta, sin decirle o advertirle a la madre.

“La psicóloga del colegio la sube al bus estando como estaba, sin respirar porque mi hija es asmática, llorando, llegó hasta vomitando y con diarrea (...) Nunca me informaron lo que pasó, nunca tuvieron ni siquiera la decencia de decirme el estado en el que estaba”.

E llegó en un mar de lágrimas a su casa describe su progenitora quien no sabía qué pasaba, hasta que la madre de su amiguito la llamó para saber cómo estaba. Después le envía un audio donde su amigo le contó. “Me manda el audio y este pequeño contaba con lujo de detalles lo que había pasado. Mi hija no podía hablar aún”.

Finalmente habla con la psicóloga y le dice “Mamita lo que pasa es que hubo un pequeño incidente en el colegio y quería saber cómo se encuentra “E””. La madre indignada dice que no es un pequeño incidente, “es una agresión, una amenaza”. Además por la pregunta del estado de su hija también se indignó “No estaba un poquito alteradita, mi hija estaba con un ataque de asma, pudo haberle pasado algo mucho peor en la buseta por culpa de la incompetencia e ignorancia de esta persona”.

Inmediatamente exigió ver las cámaras de seguridad, pero no tuvo una respuesta favorable. Al otro día hubo una reunión. “La psicóloga hace el acta, pero nunca pone por qué fuimos, en ningún momento pone que un niño le dijo que quería violar a mi hija. Todo escribió a su conveniencia y nosotros confiándonos del colegio, la firmamos”.

Pidió que se tomarán acciones legales, pero le dijeron que por haber pasado en el colegio y por ser menor de edad tiene que pasar por el Conpinna. “Mi error nuevamente, me confío del colegio y que van a hacer las cosas como deben”.

Al momento de dar seguimiento al caso y pedir los papeles para saber qué están haciendo, la rectora le dice que no le pueden dar. “Me dieron una hoja de ruta de un mensajero y el dueño del colegio me dijo que haga lo que se me dé la gana. En ese momento hice una carta abierta en la que informé a los padres de los cursos de mis hijas lo que había sucedido”

Luego les llamaron a un reunión. “Dijeron que yo había hecho algo ilegal por revictimizar a mi hija, estaba un abogado dándonos datos que ni venían a caso. Básicamente que como el otro niño también es menor de edad hay que protegerlo. Perfecto, hay que protegerlo, pero mi hija es parte de esa institución (...) No hay consecuencia a las malas acciones, es impresionante”.

Luego de algunos meses, su hija menor de seis años empezó a quejarse de malos tratos por parte de su profesora. “La ridiculiza, la agrede. En un momento le cogió de su muñeca fuerte para supuestamente enseñarle a escribir. Una vez la paró frente a sus compañeros y le dijo que era una mentirosa”.

En este caso también contó que después de cuatro reclamos le hicieron caso a lo que respondieron que “es un poco delicada y la profesora le está enseñando, pero que van a estar más pendientes”.

Finalmente decidió sacar a sus hijas del colegio que tampoco ha sido un proceso sencillo. “Voy a retirar los documentos de mis hijas y no me dan los pases. (...) Las libretas están con 17 faltas injustificadas, a mi hija mayor le ponen notas injusta por disciplina. Qué mensaje le estamos dando, hablar y que te castiguen”.

@staceysamaniego28

Esto de poner la denuncia ya se lo hicieron a la madre del otro niño así que no hay nada nuevo #colegiosurcos #lasniñasnosetocan

♬ original sound - staceysamaniego28

Comunicado del Colegio Surcos tras la denuncia

Luego de que los videos se hicieran virales en TikTok, se generaron varios comentarios contra la institución por lo que mediante su cuenta de Facebook emitió un comunicado.

“Cabe mencionar que, inmediatamente, alertado el hecho la institución puso en conocimiento de la Junta Metropolitana de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes donde actualmente se encuentra en proceso”.

Con respecto a los comentarios informó que todos son válidos, pero rechazan los que generan violencia. “Que puede, además, perjudicar la integridad de los involucrados tomando en cuenta que son menores de edad (...) Este tipo de temas, deben manejarse con prudencia, confidencialidad y reserva evitando así la revictimización de los involucrados”.

Mencionan que cuentan con toda la documentación completa y en regla del proceso, la cual se podrá dar a conocer lo pertinente de ser necesario.

Tags

Lo Último


Te recomendamos