WhatsApp y Telegram, ¿cuál se adapta mejor a cada necesidad?

Las aplicaciones de mensajería, WhatsApp y Telegram, compite por tener adeptos. Ambas, en el mundo, son las más utilizadas

Por Fernando Mendoza

WhatsApp y Telegram se disputan seguidores. Las constantes actualizaciones hacen que comparar las dos aplicaciones de mensajería sea diferente según el periodo en el que se analicen.

¿La razón?

Sus desarrolladores intentan mejorarlas para lograr la mejor experiencia de usuario posible. Hay funciones de una que no tiene otra, pero también viceversa.

¿Cuál es mejor?

La seguridad es clave- En ese ámbito no hay una vencedora. WhatsApp utiliza un protocolo de seguridad basado en Signal, otra plataforma de mensajería amparada por Edward Snowden y catalogada como una de las mejores en aspectos de protección. Mientras, Telegram cuenta con su propio mecanismo llamado MTProto. Ninguno de los dos es totalmente infalible y la respuesta de cuál es menos vulnerable varía según el momento.

Pero hay otras funcionalidades importantes de las que Telegram fue pionero. Aunque más tarde llegarían a WhatsApp, su competidor se adelantó en el cifrado extremo a extremo, en el envío de GIF y archivos de cualquier formato, o en poder hablar con un cliente de escritorio nativo.

Desde la compra de WhatsApp por Facebook en 2014, la aplicación de mensajería pertenece a la compañía de Mark Zuckerberg.

A partir de ahora esto es lo que cambiará para vosotros, usuarios: NADA”, decían en su blog en el momento de la venta.

No obstante, las actualizaciones siguientes han revelado una especie de simbiosis entre tres aplicaciones de la misma empresa: Facebook Messenger, Instagram y WhatsApp.

¿Qué tiene WhatsApp y no Telegram? 

Para medios especializados, la app de Jan Koum va a rebufo de Telegram y es inferior. A pesar de ello, el servicio cuenta con mil millones de usuarios activos.

Una cantidad abismal comparada con los 100 millones de personas que tiene Telegram. Esto podría ser por una razón: WhatsApp fue la primera de todas.

Nació en 2009, el mismo año que se lanzó el iPhone 3GS y el mundo establecía los cimientos de la mensajería instantánea.

Pero no solo se conforman con tener una de las mayores comunidades de Internet. Para conseguir que sus usuarios no migren a otra plataforma hay alimentan la app con actualizaciones.

Una de las últimas añade algo novedoso: grabar audio en segundo plano. De esta forma, pueden registrarse mensajes de voz mientras se usan otras aplicaciones del dispositivo.

Otra de las particularidades son los nuevos estados. Facebook tomó como referencia la función más popular de Snapchat y la trasladó a todas sus aplicaciones de mensajería: un vídeo o imagen que se elimina 24 horas después de su publicación.

Fuente: Sin Embargo

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo