logo
Noticias
 /
Noticias 24/02/2021

Denuncian escasez de vacunas para prevención de polio y neumococo en los niños

En los centros de salud pública hay escasez de las vacunas que deben recibir los niños menores de 5 años contra el neumococo y la poliomielitis, denuncian padres de familia que han acudido al dispensario de Francisco Segura y avenida Quito, en el centro de Guayaquil.

“A los niños les están poniendo la  pentavalente y la influenza, pero la vacuna contra la polio no tienen”, explica Candy, una de las madres de familia.

Un problema similar se vive en el centro de salud de la 19 y la C, en el suroeste. En este lugar desde hace dos semanas se han presentado probemas.

“Las colas son larguísimas, pero no tienen todas las vacunas y nos están pidiendo que no vayamos a otros centros de salud sino que esperemos. ¿Pero cómo podemos esperar si se trata de la salud de nuestros hijos?”, comparte Diana Suárez, madres de familia de dos menores de edad, de 4 y 2 años. Ella tuvo que visitar tres dispensarios diferentes para lograr vacunar a sus hijos.

“En un dispensario de Bastión Popular encontré la vacuna contra la polio y en el de la 19 y la C me le aplicaron la del neumococo”, comenta la ciudadana.

En el centro de salud de Las Orquídeas también se registran animalías. Ahí las largas filas preocupan a la ciudadanía, por el contagio de coronavirus.

Sobre estas denuncias el Ministerio de Salud Pública no se ha pronunciado al respecto.

Consultamos a un médico pediatra sobre la importancia de que los niños reciban las vacunas a tiempo. “Las vacunas son medicamentos preventivos muy eficaces y seguros. Por eso se crean los programas de inmunización”, dice la pediatra Yureidhy Reyes.

Difteria, tétanos, tos ferina, poliomielitis, meningitis por haemophilus influenzae tipo b, sarampión, rubéola, parotiditis y hepatitis b, y meningitis meningocóccica grupo C son las enfermedades contra las que se vacunan a los niños, dice la galena.

“Por eso los niños son vacunados en sus primeros años de vida, cuando se vacuna a un niño se le inyecta una serie de gérmenes que provocan que su organismo fabrique unas sustancias llamadas anticuerpos”, concluye.

 

OTRAS NOTICIAS: