Mujer que fue víctima de mutilación genital ahora es eurodiputada que alza su voz por las niñas

Por EFE

Assita Kanko sabe lo que es gritar sin que nadie escuche. Tenía cinco años cuando pidió auxilio a voces mientras le practicaban la ablación en su país natal, Burkina Faso, un día del que recuerda “el dolor, la soledad y las llamadas pidiendo ayuda”. Desde su escaño en el Parlamento Europeo, hoy rechaza ser una testigo silenciosa de la mutilación genital femenina.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, más de 200 millones de mujeres y niñas han sido objeto de la mutilación genital y cada año más de tres millones de niñas en todo el mundo corren el riesgo de ser sometidas a esta práctica, que supone la escisión y lesión de tejido genital sano e interfiere en las funciones naturales del cuerpo de niñas y mujeres.

Ante el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, que se celebra este sábado 6 de febrero, la eurodiputada flamenca alerta de que la legislación no puede ser la única herramienta hacia su erradicación y que es necesario trabajar por la independencia económica de las mujeres sobre el terreno.

Kanko, que obtuvo la nacionalidad belga en 2008 y fue elegida eurodiputada en 2019, tardó 28 años en hablar públicamente de su experiencia. “Es un tema tabú. Hubo gente que podía oírnos, fue a plena luz del día cerca de un mercado, pero nadie vino. La razón por la que sigo luchando por eso y por cualquier tipo de injusticia es que, si eres testigo, debes hacer algo al respecto. No quiero ser parte de los que no acuden”, afirma a Efe.

La eurodiputada cuenta que, de niña, el impacto más directo en su salud fue el intenso dolor físico, pero también una profunda desconexión emocional de sí misma y de su entorno. De adulta, sufrió las consecuencias físicas de la perforación al quedarse embarazada y dar a luz a su hija.

Últimas noticias:

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo