Conoce a Liz Carmichael, una trans-héroe olvidada, que llevó una vida caleidoscópica

Metro habló con el codirector Nick Cammilleri y el artista Zackary Druckernew, sobre la docu-serie de HBO 'The Lady and the Dale', basada en Liz Carmichael

Por Hazel Shahgholi, philly.metro.us

Liz Carmichael fue muchas cosas, pero sobre todo la fuerza detrás del coche Dale de tres ruedas y de bajo consumo de los años 70, que iba a revolucionar la industria del automóvil y a dar un palo a los ‘Tres Grandes’ de Detroit: General Motors, Chrysler y Ford.

Este coche ligero, de bajo consumo, superseguro y asequible iba a ser la solución que Estados Unidos necesitaba para la crisis del petróleo de 1973, durante la cual las tensiones políticas provocaron un embargo petrolífero entre Oriente Medio y Estados Unidos que, cuando se levantó, hizo que los precios mundiales del petróleo subieran un 300%.

Liz Carmichael también era una mujer trans que nació como Jerry Dean Michael, en 1937. Tenía una esposa, Vivian, y cinco hijos. Su descuidada historia se cuenta en una próxima docu-serie de HBO, ‘The Lady and the Dale’, y Metro habló recientemente con los codirectores Nick Cammilleri y el artista trans y activista LGBTQ+, Zackary Drucker.

Cuando se busca en Google a Liz Carmichael, apenas aparece información, a pesar del arco y los logros casi increíbles de su vida y sus grandes aspiraciones para el futuro de la industria del automóvil.

Al preguntarle por esta escasez de información y por cómo llegó a la historia de la vida de Liz, Cammilleri respondió que quedó fascinado con ella tras ver un episodio de 1989 de ‘Misterios sin resolver’, lo que le llevó a querer investigar la historia de esta figura trans poco representada. Pasó casi una década desenterrando los archivos que pudo y conociendo a la familia de Liz y a las personas que la conocieron.

Sorprendentemente, Drucker, que es un experto en historia trans, no había oído hablar de Liz hasta hace un año y medio. Drucker lo achaca al "borrado al que siempre han sido vulnerables las personas trans". Y esta docu-serie, magníficamente animada, bien estructurada y animada, deja ciertamente claro este nivel de marginación de la historia trans.

 

Liz Carmichael

 

La forma del coche de tres ruedas de Liz se formó en torno a la premisa de que cuanto más ligero es un coche, menos gasolina se necesita. "Eliminamos 300 libras (136 kg) quitando la rueda delantera", lo que Liz afirmaba que reduciría el precio de compra del coche, al poner en marcha su empresa Twentieth Century Motors.

Se hicieron muchas otras afirmaciones de Dale al tratar de promocionar el coche y atraer a los inversores. No sólo era el coche más eficiente en cuanto a consumo de combustible, sino también el "más seguro del mundo", nueve veces más fuerte que el acero por onza, hecho de plástico irrompible y a prueba de balas.

Esta última afirmación resultó no ser cierta, y tal vez algunas de las otras también; nunca sabremos realmente lo que podría haber sido el Dale, porque Liz nunca tuvo la oportunidad de experimentar. Una verdad es que Liz intentaba hacer en meses lo que los Tres Grandes habían tardado décadas en conseguir:

"No quiero sonar como un ególatra, pero soy un genio. Vamos a llenar un hueco muy importante en el mercado del automóvil. Cuando la gente vea cómo funciona el Dale, el único problema será mantener la demanda", declaró Liz.

Cuando se le preguntó a Cammilleri si había un elemento de ilusión en el carácter de Liz, respondió: "Hay que ser iluso para ser empresario, tienes que ser la única persona que crea en lo que haces porque todos los demás van a dudar de ti. Y no existe antes de existir. Tienes que hacer que esta cosa se cree".

Desgraciadamente, una prueba precipitada con un resultado desafortunado provocó la retirada de los inversores y el sueño de Dale murió.

Para entonces, Liz ya había aceptado depósitos para su coche – maestra de la publicidad que era, y por supuesto, estas personas nunca recuperaron su dinero. Liz pasó un tiempo en una prisión de hombres donde fue horriblemente golpeada.

Antes de la transición, Liz había cometido una serie de delitos menores, como la falsificación de cheques, e incluso con el Dale tenía una mentalidad empresarial autodeclarada: "Será legal, pero justo".

Cuando se le pregunta dónde encaja Liz en el mundo de las figuras trans públicas, dados sus roces con la ley, Druker no duda en saltar en su defensa, considerándola como "una superviviente genial" cuya "resiliencia fue un testimonio de las capacidades de las personas trans para sobrevivir contra todo pronóstico".

De hecho, sin opciones médicas en Estados Unidos para hacer la transición, Liz iba a México, se inyectaba hormonas y se enseñaba a sí misma a hablar de forma más ‘femenina’ escuchando e imitando grabaciones. Drucker considera que su capacidad para hacer esto en los años 70 es inspiradora en sí misma, y la describe como "indomable".

Cuando se le pregunta por su opinión sobre Liz, Cammilleri afirma: "No es una hipérbole. Liz es probablemente la mujer más dura que he conocido en mi vida. Era resistente; nunca, nunca se detuvo y tenía más valor que la mayoría de las personas del mundo".
Drucker y Cammilleri están haciendo una importante contribución a la historia trans con 'The Lady and the Dale', al trabajar para que Liz Carmichael asuma su lugar como trans-héroe, con una historia humana compleja y una autenticidad implacable.

En sus palabras, "no tengo ningún problema en ser una mujer en un mundo de hombres, porque puedo pensar más que ellos, hablar más que ellos y maldecir más que ellos".

Loading...
Revisa el siguiente artículo