Una planta que alivia y mejora la vida de las personas crece en Ecuador

Por Eva Acosta

En la familia Arcentales el deseo de proteger, recuperar y rehabilitar la salud de quienes lo necesiten, se lleva en la sangre.

Y en esta pandemia ha sido clave, ayudando a miles de personas con tratamientos naturales, dándoles una nueva oportunidad de vida.

Un ejemplo claro es Sidney Arcentanles, quien siendo ingeniero agrónomo, creó los suplementos alimenticios y cosméticos en base a la planta de kalanchoe, más conocida como Dulcamare, para ayudar a miles de personas a salir de sus condiciones médicas.

Este hombre, que nació en Manta (Manabí), tuvo una infancia rodeado de plantas medicinales, pues su abuelo le enseñó cómo curarse a base de esas plantas.

Así también, su padre, quien es médico de profesión, le enseñó cómo hacer curaciones menores y suturas, “curar a la gente, amar a la gente sanándolas”.

dulcamara

Arcentales inició el estudio de la Dulcamara por una afección en la salud de la madre de sus hijos y luego decidió implementar un laboratorio donde estudiar los múltiples beneficios de esta planta que regenera las células.

Inicialmente comercializó miles de plantas, que hoy se pueden observar en los balcones de Guayaquil.

Luego empezó a crear productos basados en esta planta. Hoy, tras 18 años de trabajar con el deseo de aliviar la salud de la gente, Arcentales ha creado un sinnúmero de extractos que se aplican para tratar diversos tipos de dolencias, sanar enfermedades comunes y aquellas que la medicina convencional no las puede curar.

El laboratorio Dulcamare actualmente cuenta con más de 60 productos entre nutraceuticos (productos naturales de consumo), nosmecéuticos corporales, faciales, y capilares.

En esta época donde la Covid-19 está afectando tanto a la población, Arcentales señala que “se necesita un antiviral orgánico que no produzca efectos secundarios no deseados como los antirretrovirales”.

Además, si queremos tener la Dulcamare  en casa u oficina, viene bien “porque absorbe toda la radiación del computador, absorbe el monóxido de carbono que exista y purifica el aire”.

Asimismo, es posible utilizarla como abono. Las hojas que no se usan para elaborar los extractos son procesadas y regresadas al sustrato (tierra).

Arcentales cuenta con ayuda de sus hijos que son médicos generales y químico farmacéutico, para tener un apoyo científico, en lo que es medicina convencional de farmacia y trasladado a medicina natural.

Sidney Arcentales, no solo elabora productos, sino también para ayudar a quienes más lo necesiten.

En el caso de niños con capacidades diferenciadas, brinda su ayuda de forma desinteresada, “lo más satisfactorio es que todos ellos salen de sus condiciones”, enfatiza Arcentales.

OTRAS NOTICIAS:

Llegada de la mujer a la Luna contra la desigualdad de género en el espacio

Metro investiga qué esperar tras el hito de la llegada de la primera mujer astronauta a la superficie de la Luna

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo