Richard Tanne muestra el lado oscuro de ser joven en Chemical Hearts

Entrevista. Metro habló con el escritor y director americano Richard Tanne sobre el próximo drama romántico de Amazon Prime

Por Molly Given

La secundaria es típicamente mostrada de una manera que ilumina lo libre y divertido que puede ser ser  joven. Aunque eso es cierto, también hay un lado de ser joven que no es tan despreocupado y simple, es complicado –un lado oscuro si se quiere–. Esa versión más compleja de ser joven es exactamente lo que el escritor/director Richard Tanne quería mostrar en su última película, Chemical Hearts, basada en el libro de Krystal Sutherland, Our Chemical Hearts.

La película está protagonizada por Lili Reinhart en el papel de Grace, una adolescente "problemática" con un pasado que parece atormentar su presente tanto mental como físicamente; y Austin Abrams en el papel de Henry, un romántico desesperado que parece creer más en el amor de cuento de hadas que en la realidad de un mundo cruel. Cuando los dos se conocen mientras trabajan juntos en el periódico escolar, aprenden no sólo sobre el amor sino también sobre la vida misma y lo intrincado que puede ser el mundo de las emociones.

Tanne tuvo una conexión con la película no sólo a nivel personal, sino también a su propio nivel químico, y se sentó con Metro para hablar más sobre lo que se hizo para crear Chemical Hearts.

P: ¿Qué fue lo que te inspiró a escribir el guión de la película y luego a dirigirla?
– Esa es una muy buena pregunta. Tuve una extraña conexión superficial con el libro porque Henry era el editor jefe del periódico escolar, Grace era co-editora y yo era el editor jefe del periódico de mi instituto y los contornos o la dinámica de la relación entre ellos – el tipo de montaña rusa altamente emocional – yo también la tuve en un primer amor o encaprichamiento similar que se convirtió en un corazón roto en el instituto. No reflejaba detalles, sino los contornos de lo que pasaron. Pero, ni siquiera pensaba en eso mientras leía el libro. Sólo después de mi adaptación se me ocurrió cuántas similitudes superficiales había. Lo que me atrajo cuando estaba leyendo el libro fue cómo no tenía miedo de abrazar el lado oscuro de ser joven. La angustia que todos nosotros, sin importar las situaciones de nuestra vida o nuestro entorno, atravesamos, cruzando el umbral de la adolescencia a la edad adulta. Sentir emociones de adulto por primera vez, y lo doloroso que puede ser y lo hermoso y esperanzador, pero no se alejó de eso. Pensé que si podía contener un poco de esa melancolía, un poco de ese dolor y angustia al servicio del viaje de estos dos personajes – como que los sigue a los dos juntos pero cuenta dos historias separadas en uno–, si podía contener un poco de eso, entonces esta sería una historia para contar.
P: ¿Cómo fue el proceso de adaptación del libro a un guión?
– Diría que fue un proceso muy inusual porque leí el libro, fui y tuve una reunión con Lili sobre cómo querría hacer esta película, y ella fue muy comprensiva y estuvo en la misma sintonía. Entonces, antes de tener los derechos del libro, empecé a escribir el guión. Leí el libro una vez y empecé a escribir más a partir de las impresiones y sentimientos y tonalidades que evocaba en mí, a veces volvía atrás y hacía referencia a líneas de diálogo específicas o buscaba algo que pudiera utilizar para ayudarme, pero fue realmente compulsivo. Me senté y empecé a escribir y fue un proceso rápido. Probablemente fue una estupidez en retrospectiva hacerlo de esa manera, porque ni siquiera sabíamos si teníamos los derechos para hacerlo, así que, por suerte, pude conseguir el guión para Krystal (Sutherland) y le gustó lo suficiente como para concedernos los derechos para hacer la película. Así que no hubo ninguna conversación antes de que escribiera el guión, pero empezamos a mantenernos en contacto desde ese momento. Le encantó el guión y me dio su bendición para contar la historia de la manera que yo también necesitaba. De entrada, identifiqué que el libro y la película son dos piezas de arte separadas y que tienen que sostenerse por sí mismas. En realidad, ella vino al set, pero me dio total libertad para hacer lo que necesitaba hacer con la película.

Richard Tanne

P: ¿Era Lili Reinhart alguien que tenía en mente en ese momento, y qué buscaba al hacer el casting de Henry?
– Bueno, Lili fue la que me envió el libro. Estaba interesada en el proyecto, y había visto mi primera película y pensó que podría relacionarme con el material. Así que ya tenía en mente el papel de Grace y me resultó muy fácil imaginarla en el libro. No conocía su trabajo de "Riverdale" demasiado bien pero la había visto en esta pequeña película independiente llamada "Miss Stevens", en la que me pareció fenomenal, y había visto el primer episodio de "Riverdale" y recuerdo haberla visto y haber dicho que iba a ser algo grande, es simplemente fantástica. Entonces, ves que hay un elemento de autenticidad en ella, y pensé que eso serviría muy bien para el papel de Grace. En cuanto a Henry, estaba pensando en Austin. Lo había visto en esta película, "Brad's Status", y el tipo es incapaz de un momento falso y tiene una verdadera honestidad y vulnerabilidad. Lo que no sabía antes del casting era lo dedicado que es y la forma en que se lanza a sus papeles. Eran la combinación perfecta. Los dos habían trabajado juntos en un corto años antes y se agradaban y tenían una historia, así que realmente funcionó bien.

P: Esta película tiene muchos momentos emotivos, como director, ¿qué intenta hacer para ayudar a que los actores se encuentren en un espacio donde puedan liberar esas emociones para la película?
– Creo que hay dos cosas clave: Una es mantener el set bastante íntimo – no se permitían teléfonos celulares cerca de la cámara o del set en vivo. La gente tenía que salir del set o de la zona de rodaje para hablar o enviar mensajes de texto y, especialmente durante las escenas emocionales, limitábamos el número de personal al mínimo. Pero más allá de eso, creo que es más personal y tener una relación más personal con los actores y asegurarse de que como ellos mismos, se olviden de los personajes, se sientan cómodos y confíen en ti y sepan que los apoyas y crees en ellos. No intento manipular a ninguno de los dos para llegar a un objetivo emocional específico, confío en que puedan llegar a donde necesitan por sí mismos y yo sólo estoy ahí para cogerles la mano y susurrarles palabras de ánimo entre tomas. En realidad creo que mucho de esto se trata de ser un amigo y un compañero.

P: ¿Por qué es importante que el público vea el lado oscuro de ser joven y, en general, qué esperas que el público se lleve de la película después de verla?
– Sólo puedo hablar a partir de mis propias experiencias, pero la escuela secundaria se sentía como un lugar donde no siempre se podía hablar de este tipo de cosas –depresión, salud mental, muerte, suicidio–, había cosas que eran un poco tabú. Tengo 35 años, y han pasado 17 años desde que estuve en la posición de Henry y Grace, pero creo que es universal. Estás en esta construcción y en esta institución todos los días, pero hay una construcción que te impide ser capaz de expresarte y todavía estás bajo el pulso de las figuras de autoridad. Estás descubriendo quién eres y en quién crees y qué quieres en la vida bajo todas estas circunstancias, pero por dentro sientes mucho y estás casi abrumado por la emoción, no es el caso de todos pero esa fue mi experiencia. En cuanto a lo que significa para la gente, no lo veo como un romance, soy feliz si la gente lo interpreta así. Personalmente lo veo como una historia de dos personas que aprenden a cuidarse a sí mismas. Quería hacer algo tan caprichoso, irritable, molesto, frustrante, complicado, descuidado y catártico como lo es ser joven.

21 de agosto
Es la fecha en la que Chemical Hearts se libera en Amazon Prime.

Loading...
Revisa el siguiente artículo