¿Cómo sería la Tierra sin los humanos?

Metro habló con Alan Weisman, periodista estadounidense y autor de 'Un mundo sin nosotros', para saber ¿Cómo sería la Tierra sin Humanos?

Por Daniel Casillas

La pandemia declarada debido a la propagación de COVID-19 ha hecho pensar a algunas personas que podríamos no habitar la Tierra para siempre. ¿Pero cómo podría desaparecer la humanidad? ¿Cómo podría evolucionar nuestro planeta sin los humanos? ¿Estaría la Tierra mejor sin nosotros? Metro habló con Alan Weisman, periodista estadounidense y autor de 'Un mundo sin nosotros', quien respondió a todas estas preguntas.

ENTREVISTA

Alan Weisman,
Periodista estadounidense y autor de 'Un mundo sin nosotros'.

P: Háblenos de su libro. ¿Qué lo motivó a describir la Tierra sin los humanos?
– No lo escribí porque quiero un mundo sin humanos, quiero un mundo con nosotros. Obviamente lo que estamos haciendo ahora no funciona, estamos clavando nuestro propio destino a nuestro impacto que está cambiando completamente el ecosistema global. Quería que el lector, cuando leyera mi libro, y viera lo hermosa que puede ser la naturaleza si le damos un respiro, pensara en lo hermoso que es esto. Y que se preguntara si hay una manera de que nos convirtamos en parte de ese paisaje, pero esta vez en equilibrio y armonía con la naturaleza.

P: ¿Cómo podrían desaparecer los humanos?
– Nosotros los humanos desapareceremos definitivamente porque todas las especies se extinguen tarde o temprano, al igual que todos los seres humanos mueren. Un animal grande como nosotros puede durar unos pocos miles o millones de años antes de que empiece a estancarse o tenga problemas para hacer frente a su entorno. Sabemos que en la historia, los seres humanos han pasado por algunas catástrofes ya sea por razones ambientales o por una epidemia como la que sufrimos hoy en día y no quedaron  más de 10 mil seres humanos vivos, pero poco a poco la sociedad regresó.

P: ¿Qué piensa de la actual emergencia sanitaria?
– La naturaleza no va a seguir permitiendo tarde o temprano el desequilibrio generado por los humanos. Esta pandemia nos está enseñando cómo funciona la naturaleza y no será la última, cada vez habrá más. Pero si manejamos la situación correctamente todavía hay tiempo, escuchando a nuestros científicos, nuestros médicos y no a los políticos idiotas que tenemos.

Alan Weisman Alan Weisman, periodista estadounidense y autor de "Un mundo sin nosotros"

P: ¿Qué otros peligros enfrenta la humanidad hoy en día?
– Estamos entrando en una época en la que ningún ser humano ha visto nunca y que es una concentración de casi 420 partes por millón de dióxido de carbono en la atmósfera. La última vez que se produjo la misma tasa, los mares estaban casi 30 metros más altos que ahora. La temperatura media va a cambiar nuestros ecosistemas en formas que nunca hemos experimentado en la historia de nuestra especie. Aún no sabemos si podemos adaptarnos o si podemos encontrar una forma maravillosa, mágica o tecnológica de salvarnos de la situación. Hay varias personas que lo intentan, pero la naturaleza está realmente a cargo. Hasta ahora, estamos empeorando la situación en lugar de mejorarla.

P: ¿Qué podría pasar si los humanos se extinguieran?
– Parte de lo que describí en ese libro en 2007 tendría que modificarse hoy un poco porque ya hemos aumentado la proporción de dióxido de carbono en la atmósfera. Propuse en el libro, por coincidencia, que el lector debería imaginar que un virus que ataca específicamente a los seres humanos acabaría con nosotros dejando el resto del mundo intacto y había dos preguntas. ¿Cuánto tiempo tardaría la naturaleza en borrar no sólo a nosotros sino también nuestros trazos en la Tierra? ¿Y cuánto tiempo llevaría terminar con nuestros edificios, ciudades, infraestructura, todo, y volver a ser todo silvestre? Pero la otra pregunta es qué dejaríamos atrás que continuaría influyendo en el mundo incluso si no estuviéramos allí.

P: ¿Podría darnos un ejemplo?
– Un gran ejemplo de esto es el actual cambio atmosférico y el cambio marino, porque los mares se están volviendo más ácidos debido a la absorción de dióxido de carbono, todavía no sabemos hasta dónde llegará, pero sí sabemos que si la humanidad desapareciera de la noche a la mañana, y ninguna molécula más de dióxido de carbono fuera puesta en la atmósfera por la combustión humana, lo que ya hemos puesto en la atmósfera permanecería durante miles de años.
Llevará mucho tiempo devolver los niveles de dióxido de carbono a los niveles preindustriales. Eso significa que las plantas y los organismos marinos van a tener que adaptarse. Algunos van a morir porque ya se sabe que están en su límite en términos del calor que pueden soportar o los niveles de dióxido de carbono que pueden tolerar.
Va a haber una cascada de acontecimientos, de impactos aunque no estemos allí; sin embargo, debemos recordar que durante la época de los dinosaurios, el Jurásico, había alrededor de cinco veces más dióxido de carbono disuelto en la atmósfera y, a pesar de ello, el mundo era muy productivo y los mares estaban muy vivos. Algunas especies serán capaces de resistir y su evolución simplemente dará vueltas para responder a los cambios que ya se han puesto en marcha.

P: ¿Qué podría pasar con las ciudades?
– Entrevisté a cientos de personas, científicos, ingenieros, biólogos, ecologistas y me explicaron que sin mantenimiento, nuestras ciudades estarían terminadas en menos tiempo del que podríamos pensar. Puse el ejemplo de Nueva York, donde hay un metro, pero el metro está debajo de una isla donde, antes de la llegada de los europeos, era un lugar con colinas y tenía muchos ríos, pantanos, por lo que cae mucha agua. Pero los ingenieros que hicieron el mapa de lo que hoy es Manhattan aplastaron todas las colinas y enterraron todos los ríos, pero eso no significa que ya no haya agua, al contrario, sigue lloviendo. En resumen, en una época en la que no habría humanos para mantener el metro de Nueva York, se inundaría, porque actualmente tiene más de 80 bombas que funcionan las 24 horas del día para elevar el agua del metro y verterla en el mar. Obviamente hay algunas cosas que van a aguantar más tiempo, por eso tenemos ruinas o sitios arqueológicos, pero la naturaleza nos va a mover en poco tiempo.

P: ¿Qué pasa con las plantas nucleares?
– Algo que vamos a dejar y que será preocupante para el futuro son las más de 440 plantas nucleares en el mundo, que sin un mantenimiento continuo se van a derretir o explotar o causar un fuego radiactivo y la radiación. Pero el mundo se va a adaptar, como ocurrió en Chernóbil, donde la naturaleza ya ha reocupado la zona afectada.

P: Hablemos de la vida en la Tierra sin los humanos.
– La vida es una maravilla porque pase lo que pase en este mundo, la vida siempre vuelve. El mundo ha sufrido cinco enormes extinciones, en tres ocasiones han acabado con más del 90% de las especies. No sé si vamos a eliminar tantas especies nosotros mismos, pero vamos a una extinción muy fuerte. Pero cada vez la naturaleza vuelve y florece, aunque tarde millones de años, de una forma más sorprendente y hermosa que antes y eso es lo que va a pasar en este mundo, incluso con todos los daños y cicatrices que los humanos vamos a dejar aquí en la Tierra. La naturaleza se va a recuperar.

Un mundo sin Nosotros Portada del libro "Un Mundo sin Nosotros"

P: ¿Será la Tierra un planeta ‘mejor’ sin nosotros?
– Mucha gente me pregunta si considero que los humanos son un virus en el planeta o una especie de cáncer, y mi opinión personal, dados los hechos científicos, es que la naturaleza es muy imparcial con respecto a su especie. Todas las especies que viven en la Tierra la impactan, por supuesto que nunca has visto una especie como la nuestra que pueda comenzar una enorme extinción; sin embargo, yo, siendo un homo sapiens, no quiero que mi especie desaparezca. Hemos causado mucho daño a este planeta, pero también hemos añadido mucha belleza: hacemos música, creamos arte, y el amor es tan hermoso.
Lo que más ha impactado a nuestro mundo es que en sólo un siglo los humanos nos hemos cuadruplicado, ninguna especie grande en el mundo ha crecido tan rápido y eso sucedió gracias a dos inventos: la medicina moderna y la agricultura moderna que permite que crezcan más plantas de las que la naturaleza podría lograr. Eso, junto con nuestra tecnología que se basa en la energía concentrada que proviene de los combustibles, de la energía nuclear y solar, hace que nuestro impacto sea tan concentrado que se ha convertido en un desequilibrio.

P: ¿Hay alguna manera de equilibrar entre los humanos y la naturaleza?
– Si pudiéramos volver a un equilibrio con la naturaleza, no tengo nada en contra de la presencia de los humanos aquí en la Tierra. Antes de la comercialización del nitrógeno sintético para acelerar la agricultura, éramos 2.000 millones de personas y todos vivíamos más o menos orgánicamente. Sólo éramos 2.000 millones, lo que significa que había más espacio para otros seres y no estábamos destruyendo sus hábitats, por lo que muchos se están extinguiendo. Si fuéramos una cuarta parte de la población que somos hoy en día, habría un equilibrio que no llevaría realmente a nuestra extinción y tampoco a la de otras especies. Entonces, hay un espacio para los seres humanos en esta Tierra, el problema es que hemos pasado la barrera y estamos ocupando los espacios de otros seres, lo que tiene un doble impacto: que nos estamos llevando con ellos y al mismo tiempo estamos siendo afectados por sus virus.

Loading...
Revisa el siguiente artículo