Unidad de Héroes, un espacio para los guerreros que salvan vidas en tiempo de pandemia

Unidad de Héroes, ubicado en un anexo al Hospital de los Ceibos del IESS, fue diseñado en agradecimiento al gran esfuerzo que continúan realizando los héroes de la salud y seguridad.

Por Metro Ecuador

Cervecería Nacional donó la denominada Unidad de Héroes, un espacio dedicado a quienes continúan en la primera línea de atención a los afectados por el COVID – 19; y que son los profesionales de la salud y seguridad.

El lugar, ubicado en el anexo al Hospital de los Ceibos del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, cuenta con espacios para atención médica primaria, zonas de hidratación, nutrición y descanso para médicos, enfermeras, profesionales de la salud, miembros de la Policía Nacional, oficiales de las tres ramas de las Fuerzas Armadas, agentes de la Agencia Nacional de Tránsito y de la Autoridad de Tránsito Municipal, entre otros.

La Unidad cuenta con 70 cubiculos individuales y una zona de bienestar, hidratación y nutrición.

Además de la estructura, Cervecería Nacional también donó las camas con su respectivo menaje, camillas, mesas, sillas, armarios, casilleros, sillas de descanso, entre otros.

La zona de hidratación cuenta con equipos de frío de Cervecería Nacional equipados con Agua Manantial, bebida con propiedades alcalinas, así como también del complemento nutricional Pony Malta.

UN LUGAR PARA LOS HÉROES

Luis Traverso Alvarado, médico general del Hospital General 'Los Ceibos', destaca la construcción de este espacio.

“Gracias al trabajo realizado entre el IESS y Cervecería Nacional tendremos un lugar de refugio temporal, mientras atendemos a los pacientes, esto evita un contagio intradomiciliario y de esta forma cuidamos de nuestras familias", finalizó.

Por su parte, Rodolfo Zevallos, Jefe de Emergencia de Hospital Los Ceibos indicó: “Médicos de emergencia, médicos de trinchera, paramédicos, personal de enfermería, terapistas respiratorios, tecnólogos, personal de seguridad y limpieza, son seres humanos que permanecieron en el frente, no doblegaron a pesar del temor del miedo que los invadía. No claudicaron. Tomaron la difícil decisión, quizás la más importante de sus vidas, porque justamente eso, sus vidas pusieron en riesgo. Dejando atrás hijos, padres, esposos y esposas y mediante el poder de vocación de servicio, acudieron a luchar contra el difícil manejo de esta enfermedad".

"Con todo el esfuerzo realizado, la gratitud de nuestros pacientes recuperados nos llena de regocijo. Todos los seres humanos que exalten nuestra labor, nos ayudan a mejorar y afrontar con otra visión esta difícil situación", resaltó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo