Caso de George Floyd le gana a COVID-19 en redes sociales

Sociedad. Tras unos meses de cobertura mediática centrada en el nuevo coronavirus, la muerte de George Floyd en Estados Unidos se convirtió en la primera noticia que sustituyó a la pandemia en los titulares, llamando la atención del público y de los gobiernos de todo el mundo sobre un importante tema social: el racismo sistémico

Por Zacharie Goudreault / Daniel Casillas

A mediados de marzo, la crisis de salud causó un ‘eclipse mediático’ global. Durante unos meses, fue la fuente del 80 al 90% de las noticias en la radio, la televisión, los periódicos y los medios digitales. La pandemia fue cubierta desde una multitud de ángulos. Los periodistas discutieron su impacto en la economía, los deportes, la cultura y los asilos de ancianos.

El 25 de mayo, un policía mató a George Floyd, de 46 años de edad, en Minneapolis, Estados Unidos. Un oficial blanco lo inmovilizó en el asfalto mientras el afroamericano gritaba que no podía respirar. El evento, que fue filmado en vivo, rápidamente creó una onda expansiva global.

"Su muerte, que causó disturbios, fue el primer tema que hizo que el COVID cayera a un segundo plano", explicó Jean-François Dumas, Presidente de Influence Communication, a Metro.

El coronavirus también ha tenido una progresiva pérdida de impulso en el número de temas que los medios de comunicación pueden cubrir. Y este proceso continúa paso a paso.

"Todavía hay mucho cansancio después de tres meses de mono-noticias continuas, de este eclipse mediático", dijo Patrick White, profesor de periodismo de la UQAM École des médias, con sede en Canadá.

Gran impacto en redes sociales

Además de cambiar la agenda de los medios de comunicación, el caso de George Floyd y las manifestaciones también lograron convertirse en uno de los temas más populares en Twitter, Instagram y TokTok.

El hashtag #BlackLivesMatter, que se utiliza a menudo en relación con las muertes de estadounidenses afroamericanos relacionadas con la policía, fue utilizado aproximadamente 47,8 millones de veces en Twitter, un promedio de poco menos de 3,7 millones de veces al día desde el 26 de mayo hasta el 7 de junio, según un análisis del Centro de Investigación Pew.

Hasta ahora, Instagram tiene más de 21 millones de publicaciones con #BlackLivesMatter, mientras que #BlackOutTuesday, que también se utilizó durante las protestas, tiene más de 24 millones de posts.

A pesar de que TikTok es considerado una red social para la diversión utilizado sobre todo por los jóvenes, 12 mil millones de posts con #BlackLivesMatter y 204 millones con #BlackOutTuesday.

Los expertos reconocen que hubo un cambio en los temas dominantes en los medios sociales con el comienzo de las protestas por la muerte de Floyd.

Manifestaciones contra el racismo

"Hubo otro cambio en las noticias sobre el saqueo y la destrucción, así como en las protestas de Black Lives Matter. Creo que las redes sociales tienden a seguir cualquier cambio importante en las noticias. Debido a que el número de infecciones está disminuyendo en la mayoría de los países, el énfasis ha cambiado", comentó Pam Ramsden, profesora de doctorado en psicología en la Universidad de Bradford, Reino Unido.

Principales impactos

La muerte de George Floyd ha tenido un gran impacto. Las secuelas vieron violentas manifestaciones en los Estados Unidos y más tarde en otras partes del mundo. En cada ocasión, los manifestantes denunciaron el racismo sistémico y la brutalidad policial.

"Toca el corazón y el alma de todas las personas, no sólo de los negros y las minorías, sino de toda la población", declaró André H. Caron, profesor emérito del Departamento de Comunicación de la Universidad de Montreal.

Los efectos a largo plazo

¿Podría la amplia cobertura mediática de la muerte y las protestas de George Floyd desempeñar un papel duradero en la lucha contra el racismo en los Estados Unidos y en otros lugares?

"El problema es que los medios de comunicación hacen sus grandes noticias y luego siguen adelante. A menudo hay una falta de seguimiento riguroso de estos temas", añadió White.

Recordó la desgarradora foto del niño sirio Alan Kurdi, que fue encontrado muerto en una playa de Turquía en 2015. Esta imagen, que recibió mucha atención de los medios de comunicación, se había convertido en el símbolo más llamativo de la crisis de la migración en Europa.

ENTREVISTA

Jolynna Sinanan,
Investigadora en medios digitales y etnografía en la Universidad de Sydney, Australia

P: ¿Qué papel han jugado las redes sociales en el caso de George Floyd?
– Las protestas que exigen justicia para George Floyd y la revitalización del movimiento Black Lives Matter han presentado una crisis que se ha cruzado dramáticamente con la crisis de COVID-19. A nivel mundial, los cierres han significado que Internet ha sido el único medio para que la gente experimente el trabajo, la educación, el entretenimiento, las noticias y la expresión política. Los medios de comunicación social han sido, en muchos sentidos, la única forma de que la gente se comprometa con cuestiones de justicia social durante la pandemia, lo que puede explicar algunas de las conversaciones de gran alcance de las manifestaciones.

Q: Cuéntenos  más sobre las demostraciones en las redes sociales.
– Desde 2011, las manifestaciones en las redes sociales han sido una pieza fundamental en la estrategia de los movimientos de protesta que exigen un cambio social. Desde los Levantamientos Árabes hasta el Movimiento Paraguas y las protestas por la Democracia en Hong Kong, cuando vemos ejemplos de todo el mundo, las redes sociales han sido fundamentales para reclutar, documentar y organizar a las personas para que se unan en solidaridad para apoyar causas más amplias. Sin embargo, en 2020, estas manifestaciones de las redes sociales están íntimamente relacionadas con la pandemia de COVID-19, que afecta de manera desproporcionada a los grupos socioeconómicos que ya son más vulnerables como resultado de la actual exclusión sistémica. En medio de la pandemia en curso y de la recesión que se ha producido, las manifestaciones de las redes sociales han influido en la generación de conversaciones en torno al deseo de educarse a sí mismos y a otros acerca de la desigualdad racial, de solidarizarse con el movimiento más amplio Black Lives Matter, o simplemente ‘hacerlo mejor’ o ser ‘un aliado’. Las redes sociales han presentado una alternativa a la donación de fondos, la visita a organizaciones y la asistencia a protestas físicas en medio de los cierres relacionados con la pandemia.

P: ¿Las manifestaciones en las redes sociales han tenido algún impacto en las autoridades?
– Las protestas públicas son polémicas en el discurso público y las demostraciones de las redes sociales a menudo se descartan porque la ‘señalización de virtudes’ es aún más divisiva en el debate público. Sin embargo, el gran número de personas que participan en línea, así como la organización y movilización de manifestaciones físicas a través de los medios de comunicación social han tenido algún impacto a nivel estatal y legislativo a favor de las comunidades afroamericanas en los Estados Unidos. Por ejemplo, los consejeros del estado de Minneapolis han aprobado un plan para reformar el departamento de policía, y el alcalde de Nueva York ha acordado redirigir la financiación del departamento de policía de la ciudad hacia la juventud y los servicios sociales. A nivel federal, los demócratas del Congreso propusieron la Ley de Justicia Policial 2020, y aunque la respuesta de Donald Trump a las protestas ha sido innegablemente cuestionable, ha aprobado el 16 de junio la Orden Ejecutiva sobre la Seguridad Policial para Comunidades Seguras. Estos gestos legislativos son el único primer paso para abordar las cuestiones muy profundas del racismo estructural en los Estados Unidos. A nivel mundial, las manifestaciones de las redes sociales han contribuido a las donaciones de millones de dólares al movimiento Black Lives Matter en los Estados Unidos y en otros lugares (Francia y el Reino Unido).

P: ¿La indignación pública después del asesinato de Floyd reemplazó a COVID-19 como el principal tema discutido en los medios sociales?
– La respuesta de un gran número de personas a la muerte de Floyd y ha permitido una catarsis emocional por las injusticias que se han sentido profundamente familiares desde el surgimiento del movimiento Black Lives Matter en 2012. La abrumadora respuesta en las redes sociales es inextricable de las experiencias de COVID-19 a nivel mundial, donde para muchos, este tipo de crisis es increíblemente desconocida emocionalmente. A lo largo de una crisis novedosa, tal respuesta no desplaza la conciencia y la conversación sobre el coronavirus. COVID-19 es emblemático del modo en que opera el racismo sistémico y estructural: tiene un impacto desproporcionado en los más marginados socioeconómicamente. Las dos cuestiones están muy relacionadas entre sí.

P: ¿Qué sigue para el movimiento antirracista en redes sociales?
– En los informes de noticias populares, varios manifestantes sin importar su origen asistieron a una protesta por primera vez. Si los movimientos anteriores para el cambio social pueden proporcionar algún ejemplo comparativo, el papel de los medios sociales en el movimiento contra el racismo puede traducirse en otras formas significativas de compromiso político en el largo juego de lograr el cambio social.

Loading...
Revisa el siguiente artículo