Cafú: “El racismo y la pandemia se combaten con educación”

El capitán del pentacampeonato de "Scratch" y embajador de la Copa del Mundo de Qatar habla con Metro sobre los grandes temas del 2020; el ex lateral, ahora de 50 años, también se opone a la idea de reanudar el fútbol en este momento

Por Fernando Valeika De Barros

A todos nos gustaría hablar de fútbol, de la próxima Copa del Mundo en Qatar en 2022. Pero durante la nueva pandemia de coronavirus, todo se detuvo. ¿Cómo están tus días?
–Estoy en mi casa en Alphaville. Tengo el privilegio de tener un campo de fútbol y una academia. Vivo en un condominio que permite caminar, correr al aire libre. Estoy con parte de mi familia, somos diez aquí. Vivimos en aislamiento social, cada uno adaptándose de la mejor manera posible a esta situación.

En algunos países europeos el fútbol ha vuelto. Otras ligas, como la francesa y la holandesa, han decretado como campeones a los equipos que iban en primer lugar y detuvieron sus campeonatos. ¿Cuál sería la mejor solución para Brasil en este momento?
–Es muy difícil encontrar una solución para Brasil hasta que podamos decir que la pandemia también está bajo control aquí. Hay mucha incertidumbre. En primer lugar, debemos cumplir con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. El entrenamiento debe comenzar con la distancia y las normas de protección de la salud. Y es crucial que ocurran. La mayoría de los jugadores han estado fuera de juego desde marzo, sin ritmo. Volvería a entrenar poco a poco. Pero salir al campo y jugar partidos oficiales, en mi opinión, sólo cuando hayamos resuelto todos los demás aspectos antes.

¿Por qué?
–No creo que sea una buena idea jugar al fútbol sin fans, sin que se celebren ni siquiera los goles. El fútbol y el distanciamiento social no van juntos. ¿Cómo se marca a un oponente con la distancia? ¿Qué tal un tiro de esquina? El fútbol es un deporte de contacto físico. Vuelve de inmediato o simplemente haga un poco de entrenamiento físico. Cuando se libere al resto, entonces se libera lo general.

¿Qué sientes cuando ves un estadio como Pacaembu, hoy transformado en un hospital de campaña?
–Preocupación. No es una situación normal que el césped en el que jugaba tan a menudo se haya convertido en un hospital. Muestra que esta situación es muy grave y que la gente debe respetar, no desatender y conformarse.

Cafú

Además del covid-19, otro tema que repercute en el año 2020 es la muerte de George Floyd, que reabrió un debate sobre el racismo. ¿Ha sufrido alguna vez prejuicios raciales?
–No yo personalmente. Tal vez porque sé manejarlo y comportarme. Creo que la mejor manera de luchar contra el racismo es con la educación.
¿Las banderas y consignas, como ha sido el caso durante años en los partidos de fútbol, lo resuelven o hay algo más que hacer? Hemos estado luchando contra los prejuicios raciales durante mucho tiempo. Los jugadores han hecho su parte. En mi opinión, el fútbol es una de las herramientas más poderosas para la inclusión social en el mundo. En el campo, no hay color, ni ricos ni pobres… En cuanto al racismo de los fans, la actitud que se debe tomar es de tolerancia cero por parte de las autoridades. Hay que identificar a los que ofenden con gestos o palabras y castigarlos con rigor. Con la comunicación, empezamos a inhibir estas actitudes. Y con cada vez menos gestos como este, simplemente se va a ir.

En Brasil, ¿los jugadores hacen todo lo posible para combatir este prejuicio racial? En los Estados Unidos, por ejemplo, ¿no hay una mayor movilización para posicionarse contra los prejuicios?
–Todo en los Estados Unidos tiene más impacto, en particular el deporte. Lo que sucede allí termina por reflejarse en otros países, como está sucediendo ahora con las manifestaciones. Pero creo que en un asunto tan importante como éste, los atletas, tenemos que imponernos, sí. Tenemos la voz activa. Pero creo que la clave de todo es la educación. Con ella superaremos el racismo, la ignorancia y toda discriminación.

En todo este escenario, ¿cómo puede imaginar la Copa del Mundo de 2022, de la que es embajador?
–Creo que va a ser un gran evento. Soy optimista por naturaleza, ¿no? Hay mucha gente trabajando para que tan pronto como sea posible haya un remedio, una vacuna, para el coronavirus.Qatar está haciendo su parte: hermosos estadios, una estructura de transporte moderna y eficiente con un metro, grandes hoteles, centros comerciales y lugares para que la gente se divierta…  Espero que el mundo salga de esta situación lo antes posible.

Finalmente, en estos días de aislamiento social, ¿qué es lo que más extrañas?
–Ah, muchas cosas. Extraño conducir una motocicleta, abrazar a mi nieta de siete años, Yasmin. No sólo abrazarla, besarla, morderla… Hace cuatro meses que no nos vemos y me muero de nostalgia. Estamos separados, pero es por nuestro propio bien. Si hacemos todo bien en Brasil, pasará. Pero todo el mundo necesita tener esa conciencia.

Loading...
Revisa el siguiente artículo