Estudio revela un nuevo brote de COVID-19 a inicios de julio en Quito

Por Metro Ecuador

El no acatar las medidas de distanciamiento y el no uso de medidas de bioseguridad hace que el coronavirus se reactive en ciudades como Quito. Un nuevo estudio de la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE) menciona que habrá un nuevo brote a inicios de julio.

El epidemiólogo y catedrático de ese centro de educación superior, Francisco Pérez, señaló que el contacto directo entre personas es una de las causas para el aumento del número de contagios, sobre todo, porque es imposible identificar a todos los portadores del virus.

“Las personas han vuelto a las empresas, a las calles, a las fábricas y a las oficinas y ese contacto ocasiona más contagios”, expresó.

Esto también se suma al uso masivo del transporte público, que desde que se reanudó ha movilizado a más de 500.000 personas al días, según cifras de la Secretaría de Movilidad del Municipio.

El catedrático informó que los datos del comportamiento de las personas y las características históricas del virus fueron ingresados en un modelo epidemiológico que reveló que, en los primeros días de julio, habrá un rebrote. Los resultados del estudio coinciden con lo esperado por las autoridades.

Por su parte, Gregorio Montalvo, director Metropolitano de Políticas y Planeamiento en Salud de la Secretaría de Salud, advirtió que “el 1 de julio será un día catastrófico para la ciudad, de acuerdo a los pronósticos”.

Los funcionarios de la Secretaría de Salud han programado reuniones con los médicos para analizar la curva epidemiológica pues esta está en aumento. Ante eso, el alcalde de Quito, Jorge Yunda, no descartó volver nuevamente a un confinamiento si los contagios y fallecimientos aumentan.

Las cifras han aumentado en 24 horas se registran más de 100 casos por día. Solo en los 10 primeros días de junio se contabilizó 83 contagios diarios en promedio. Número que es superior a los de otras ciudades que también tienen una alta cifra de nuevos casos positivos.

Lo preocupante es que colapse los espacios en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de los hospitales del Ministerio de Salud y del IESS, así como la escasa oferta de camas hospitalarias.

El Comité de Operaciones de Emergencia cantonal informó que los 159 puestos UCI están ocupados por pacientes con pronóstico reservado. Además, solo existen 35 camas de hospitalización para personas con sintomatología moderada. Mientras, el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, garantizó que el sistema sanitario de la ciudad no colapsará.

Para enfrentar a la pandemia, el Gobierno aumentó la capacidad de los hospitales como el Pablo Arturo Suárez y el Carlos Enrique Garcés.

Te puede interesar:

VIDEO EN TENDENCIA:

Loading...
Revisa el siguiente artículo