¿Cuál ha sido el modelo de éxito de Taiwán para enfrentar la pandemia del COVID-19?

Por Metro Ecuador

A 180 kilómetros al este de China, Taiwán es una pequeña isla con más de 23 millones de habitantes. A la fecha, tiene un total de 442 casos y 7 muertes por COVID-19. Según las autoridades, el modelo de éxito tiene que ver con la relación que hay entre los contagiados y pobladores. Pero ¿qué ha hecho esa nación para convertirse en una de las mejores en enfrentar la pandemia?

Una de las medidas que más se ha destacado por los medios internacionales es que Taiwán ha sido uno de los pocos en el mundo que no estableció un confinamiento preventivo. Mucho menos paralizó gran parte de las actividades del país.

La clave del éxito

Otra de las razones es que Taiwán ha tenido preparación constante ante la amenaza de enfermedades infecciosas emergentes. En 2003, cuando fue duramente golpeado por el brote de SARS cometió diversos errores que le sirvieron de experiencia para disminuir al máximo los contagios del nuevo coronavirus.

Específicamente, Taiwán estableció un sistema informático de vigilancia con el objetivo de controlar lo que en el continente aparecía sobre las epidemias. Incluso cuenta con una oficina de Inteligencia Epidemiológica en la que inspectores hacen un compendio de la información que se difunde en Internet.

Según el medio español ABC, ese departamento de inteligencia detectó en diciembre "los rumores de una extraña neumonía en Wuhan (…) parecida al SARS". Ante ello y como Taiwán no quiso repetir lo ocurrido hace 17 años, solicitó información a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pero no tuvo una respuesta diferente a lo que ya se sabía. Luego enviaron médicos al lugar, donde brotó el patógeno a finales de 2019, para estudiar la situación.

Recordemos que, aunque Taiwán ha logrado contener el virus, la OMS se ha rehusado a reconocer su labor. Seguramente porque la isla no pertenece oficialmente a la institución que controla la pandemia en el mundo. De hecho, está fuera de la ONU y otros bloques internacionales.

Como Taiwán – al parecer- no se confió en la respuesta de la OMS y tenía sus sospechas , comenzó aplicar un estricto protocolo en su aeropuerto; más aún si el vuelo era procedente de Wuhan. Y tras confirmarse el primer caso el 14 de enero (importado) intensificaron mucho más las medidas de seguridad y prevención.

Lo que en el párrafo anterior se explica, sirvió que lograran resultados tan efectivos que la mitad de los pacientes detectados a principios de año fueron en el aeropuerto.  También ha sido clave la cuarentena obligatoria de 14 días que se le ha ordenado a visitantes y habitantes que llegaran del extranjero. Además, desde enero se suspendieron los vuelos con el continente y en marzo cerraron sus fronteras.

Sistema informático y conciencia social

Parte del referido sistema informático es que las autoridades controlan los movimientos de las personas que tienen que estar en cuarentena obligatoria, que pertenecen al cerco epidemiológico de un contagiado.

La educación social. Los ciudadanos de Taiwán han asimilado de forma responsable la magnitud de la pandemia y las medidas correctas de higiene. Fundamental ha sido la forma en que las autoridades han manejado y transmitido la información a sus pobladores. A diario, el Gobierno revela la situación del COVID-19 y cuenta con un colectivo que se dedica a combatir las fake news de la pandemia.

Compra de mascarillas controlada. El Gobierno también decidió regular la compra de mascarillas en farmacias. Solo con el único  objetivo de evitar la escasez. Por semana, cada persona puede adquirir tres mascarillas para los adultos y cinco para los niños.

Todo lo mencionado, y tal vez entre otras cosas, son parte de las medidas que ha aplicado Taiwán para enfrentar la pandemia sin que su economía se detenga. Los comercios han estado abiertos pero con un aforo limitado. Aunque sin duda, todo radica en la conciencia social.

Lea en temas relacionados:

Video relacionado

Loading...
Revisa el siguiente artículo