Así es la agónica despedida entre pacientes que son intubados y sus familiares

El 80% de los pacientes que son intubados por Covid-19 fallecen; muchos de estos casos se despiden por teléfono de sus familiares

Por Omar Díaz

Sin conocerse, Mariana y Ricardo compartieron una historia similar: ambos fueron casos positivos de Covid-19 y terminaron en el hospital, aunque el final fue muy distinto en estas historias.

Mariana ingresó a un hospital del IMSS, en el Estado de México, por presentar síntomas de coronavirus. Llegó a urgencias y ahí se despidió de sus familiares que la acompañaban con la promesa de que se recuperaría y que todo estaría bien.

De urgencias fue ingresada en una cápsula plástica para prevenir contagios. Ya en piso, los médicos le realizaron la prueba y el resultado confirmó que era portadora del virus. Estuvo tres días en cama y su estado de salud empeoraba: ya casi no tenía fuerza, no comía y su nivel de oxigenación bajó hasta 50, por lo que los doctores decidieron intubarla.

Sin esperar más tiempo, los médicos le explicaron a la joven que tenía que intubarse pues su oxigenación ya era muy baja, se comunicaron con sus familiares y obtuvieron el permiso para este procedimiento.

Antes de intubarla, los médicos dejaron que Mariana y sus familiares se comunicaran. Sin saberlo -o tal vez sí-, esa fue la última vez que la joven de 40 años vio y escuchó a su esposo.

“Te encargo mucho a mis papás, no te olvides de ellos por favor… adiós”, fue lo que alcanzó a decir la joven antes de ser inducida en coma para colocarle el ventilador que le permitiera respirar artificialmente.

Las horas pasaron y Mariana no respondía a la intubación. Al pasar un par de horas más, la joven murió. Tras corroborar que no tenía signos vitales, los médicos desconectaron el ventilador y ordenaron que se llevaran el cuerpo.

Personal de sanitización del IMSS llegó al piso donde yacían los restos de Mariana y se llevaron el cuerpo en una bolsa plástica color negro. Tras llevarse el cuerpo, procedieron a desinfectar la cama a la espera de otro paciente que la ocupe.

Mariana le fue entregada a sus familiares en un ataúd sellado, el cual ya no pudo ser abierto ni velado. Como ella, el 80% de los pacientes intubados por Covid-19 mueren después de unas horas, y los familiares ya no pueden volver a ver el cuerpo por recomendación sanitaria.

Volvió a nacer

Ricardo presentó síntomas de Covid-19 hace tres semanas por lo que acudió a un hospital de la Secretaría de Salud de la CDMX (Sedesa) y ahí estuvo en el área de triage varias horas hasta que lo trasladaron a piso para recibir atención.

Recibió tratamiento para combatir neumonía atípica, pues actualmente no hay tratamiento para enfrentar el coronavirus. El hombre, que también también dio positivo al virus, fue respondiendo de manera favorable al tratamiento y gracias a las videollamadas implementadas por la Sedesa se pudo comunicar con sus familiares.

  • Descubre más de: CDMX genera al día 2.5 toneladas de “residuos Covid”

“Estoy bien, me atienden bien, sigan orando por mí y por todas las personas hospitalizadas para que pronto podamos salir”, le platicaba a su familiares.

Al paso de unos días más, Ricardo fue dado de alta y continúa con su rehabilitación en su casa. Este hombre forma parte de las más de 31 mil personas que se han logrado recuperar de este virus.

Lo más visto en Publimetro TV:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo