La emocionante persecución de 'Blood and Money'

Metro charló con John Barr, director del nuevo largometraje 'Blood and Money', que se estrena en Video on Demand el 15 de mayo

Por Molly Given

Hay una razón por la que la emoción de una persecución hace que una película sea intensamente entretenida. En el primer largometraje de John Barr, 'Blood and Money', el público se verá envuelto en un intenso juego del gato y el ratón como nunca antes. Jim [Tom Berenger], un cazador viajero y de temporada, se encuentra con un cuerpo en el bosque con una bolsa llena de dinero, y en una fracción de segundo, una decisión que toma termina alterando su vida de maneras que nunca podría haber imaginado.

El escritor y director John Barr tiene mucha experiencia en el mundo del cine trabajando con cineastas galardonados en películas importantes, pero este proyecto en particular le dio una nota personal, y lo que Barr espera que la gente obtenga de la historia no es sólo una aventura llena de acción, sino también una trama que les resulte atractiva.

P: Tienes mucha experiencia en un plató de cine e incluso has dirigido tu propio cortometraje, ¿qué te hizo querer dar ese salto a la dirección de un largometraje?
– El cortometraje fue definitivamente una prueba de habilidad, a falta de una frase mejor. Hace cuatro, cinco años, definitivamente quería abrirme camino en la dirección, era algo que sentía que necesitaba hacer. Es muy difícil sacar adelante un largometraje, sólo con financiación, así que la credibilidad llega muy lejos. Hacer ese cortometraje fue sólo un paso para conseguir la credibilidad necesaria para que el largometraje despegara.

P: ¿Qué fue lo que te hizo decir de esta historia en particular, que sí quiero dirigirla?
– En esta historia " Blood and Money", Berenger interpreta un personaje inspirado en mi padre, así que me apoyé en ese aspecto de mi vida para inspirarme, y así es como evolucionó. Curiosamente, así es como mi padre vive hasta hoy, caza y pesca, esa es toda su motivación para seguir vivo. Vivió en esa casa rodante, la casa rodante de la película es suya, y su vida gira en torno a las estaciones. La pesca está empezando en Maine ahora mismo y eso dura todo el verano, y la caza empieza en noviembre, es básicamente un mundo cíclico para él, basado en estas estaciones. Con el personaje de Tom Berenger en la película, hay muchos elementos de mi padre que se trasladan a su personaje.

P: ¿Cómo fue el rodaje con los elementos del invierno? ¿Representó algún reto?
– Sí, lo fue. Suza Horvat [productor] y yo estuvimos en Maine desde diciembre preparando esta película y no rodamos hasta marzo, así que tuve un buen salto y bastante tiempo para planearlo todo. Maine tuvo una de las nevadas más fuertes de las últimas décadas, así que tuvimos que averiguar dónde estábamos rodando y luego hacer que las motos de nieve fueran a recoger la nieve del lugar por el que íbamos a caminar. Si te desviabas del camino dos o tres pies en cualquier dirección estarías hasta la cintura en la nieve, así que era bastante interesante. Luego la escena del agua, toda esa piscina cambió tantas veces durante el curso de la preparación de la película. Una vez estuvo completamente cubierta de hielo y luego retrocedió lentamente porque la temperatura fluctuaba, había muchos elementos que cambiaban constantemente. Pero, en su mayor parte, definitivamente tuvo sus desafíos, pero creo que teníamos un buen plan al respecto, así que ayudó mucho. Creo que el mayor desafío fue la gente de Los Ángeles que vino a ayudarme y que nunca antes había estado realmente en la nieve; eso fue realmente difícil para ellos.

Blood and Money

P: ¿Hubo algún reto en la dirección que quizás no anticiparon?
– No lo creo. Estoy seguro de que hay algunos que no puedo recordar, porque una vez que estás en la zona, estás en una especie de velocidad de crucero y lo atraviesas, pero me propuse conocer a Tom antes de empezar la película. Íbamos a visitarlo a Carolina del Sur durante unos días y hablábamos del personaje, y creo que eso era muy importante porque una vez que empezábamos a rodar, podía haber mucha comunicación no verbal entre nosotros. Me hubiera gustado tener un mes con él antes de rodar, por el tamaño de la película que teníamos, no era una opción. Así que hicimos lo que pudimos para estar tan cómodos y familiarizados con el otro como pudimos antes de empezar a rodar. [También] John Rusk [primer Asistente de Dirección], ha trabajado en todas las películas de M. Night que se remontan a 'El Sexto Sentido'. Recibimos una llamada dos meses antes de rodar la película, fue recomendado por un amigo de los productores, y John, que hace estas grandes películas, vino a Maine e hizo esta pequeña película con nosotros.

P: Teniendo toda tu experiencia cinematográfica, ¿qué crees que te ha ayudado a la hora de dirigir?
– Yo era un director de fotografía, que es la mano derecha de los cineastas, y he trabajado con muchos grandes cineastas ganadores de premios de la Academia. Ese conocimiento es invaluable. Creo que entrar en ello como director de fotografía y entender la escritura y la composición y el montaje, todo eso contribuye y hace mi vida más fácil cuando se trata de dirigir, porque muchas de esas cosas son una segunda naturaleza para mí en este momento. Teniendo la cámara en mi hombro, mucho de ello estaba en la mano, podía acercarme mucho a los actores y comunicarme con ellos en susurros o lo que la situación dictara.

P: ¿Por qué crees que el público siempre vuelve a estas películas con persecuciones del tipo gato y ratón?
– Creo que para mí personalmente, a veces me imagino de forma extraña en situaciones como esa. ¿Qué haría o cómo me comportaría? Creo que es similar para mucha gente que me imagino. Creo que empieza con eso, imaginándote en esa posición y lo que harías. Creo que el paisaje de invierno también añade otro elemento. Si lo imaginas en verano, tal vez no sería así. Jim podría haber salido del bosque en ese momento o siento esa amenaza de morir congelado, hipotermia, ser disparado y morir en la nieve, creo que eso añade otra capa a la historia para el personaje.

P: ¿Hay alguna escena del rodaje que te llame la atención en particular?
– Hay muchas. Paul [Ben-Victor] es un muy buen amigo, estaba haciendo una obra de teatro en Nueva York y vino básicamente a pasar el día y filmó esa escena del puesto de control donde él y Berenger tienen una conversación. Eso fue genial y fue el final de la primera semana, así que tener a Tom durante los primeros cuatro días y luego a un buen amigo ese viernes para terminar la semana fue muy especial. Todos los elementos de acción eran muy fuertes [también], con la escena del agua con Tom y luego el doble en el agua, fue realmente intenso y sorprendente. Pero realmente hay tantos, esos son sólo unos pocos.

P: ¿Qué esperas que el público se lleve de la película?
– Obviamente, los elementos de acción que creo que ayudan a alimentar la historia hasta el final, pero hay muchos elementos subyacentes. Está la culpa con Jim, está la redención y, en última instancia, la esperanza al final para Debbie. Creo que hay un montón de elementos que se pueden relacionar, está el alcoholismo que prevalece en la vida de tantas personas, y me encantaría que la gente se relacionara con él y viera parte de sí misma en él y supiera que no está sola. Creo que al final del día, todos cometemos errores y todos merecemos segundas oportunidades.

Loading...
Revisa el siguiente artículo