El Canal de Panamá se está quedando sin agua, ¿tiene que ver el coronavirus?

Por Metro Ecuador

La vía artificial que une al océano Atlántico y Pacífico sufre desde el 2019 una de las peores crisis naturales y no tiene que ver con los esfuerzos que implica mantenerlo funcionando en tiempos de coronavirus: se está quedando sin agua.

La escasez de precipitaciones en 2019 puso en jaque al complicado mecanismo de esclusas que mueve los barcos entre un mar y otro. "Tuvimos un año extremadamente seco y esto nos llevó a implementar varias medidas para garantizar la conservación del recurso hídrico”, explicó Carlos A. Vargas, vicepresidente de Agua y Ambiente del Canal de Panamá.

Desde febrero, los navios que pasaban por el Canal de Panamá debían pagar también por el agua dulce que consumen. La tarifa asciende hasta los USD 10 000, dependiendo del tamaño del barco.

Esta medida implicaba tener el objetivo de recortar la cuota de barcos que atraviesan cada día el canal, y así economizar agua. De igual manera, redujeron el calado de los buques que podían usarlo.

Sin embargo, a punto de comenzar la temporada de lluvias, los meteorólogos panameños todavía no se ponen de acuerdo en qué se podrá esperar para este año: si las lluvias facilitarán la tarea o si la sequía volverá a hacer de las suyas.

El paso de cada barco conlleva un gasto extraordinario de agua dulce. Y al no poder contar con su principal fuente de líquido, el lago Gatún, su funcionamiento entra en crisis.

"En cada tránsito completo de Atlántico a Pacífico por las esclusas antiguas se gastan como promedio 50 millones de galones de agua", explica Vargas.

Para que se tenga una idea, eso implica que, para el paso de un solo barco, se utiliza el volumen de agua que necesitarían 75 piscinas olímpicas para llenarse. Cada jornada se llega a gastar el agua necesaria para llenar 2590 piscinas olímpicas.

Según un estudio de la ACP, el nivel de temperatura en el área de la cuenca hidrográfica del Canal aumentó entre 0,5ºC y 1,5ºC, lo que elevó en un 10% los niveles de evaporación del Gatún y del lago Alhajuela, otra represa construida en 1935 también para ayudar al paso de los barcos.

Para más noticias, revisa lo siguiente

Algas marinas para salvar los océanos del cambio climático

Con motivo del Día Mundial del Agua, que se celebra el 22 de marzo, Metro investiga la importancia de los proyectos que se centran en la reforestación submarina

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo