Papa Francisco dará sus bendiciones por video debido a coronavirus

Por Agencias

El papa Francisco dará sus dos próximas bendiciones públicas a través de video, para evitar que se reúnan multitudes, como precaución contra la propagación del coronavirus.

El papa, de 83 años, se está recuperando de un resfriado, pero correría el riesgo de sufrir graves complicaciones si se contagiara del virus, pues se le extirpó un pulmón debido a una infección respiratoria cuando era joven. El Gobierno italiano ha recomendado que los ancianos permanezcan en sus casas.

En un comunicado este sábado, el Vaticano precisó que el papa no impartirá su bendición del mediodía de mañana desde la ventana de su despacho frente a la Plaza de San Pedro, como es tradicional, sino que se transmitirá desde la biblioteca del Palacio Apostólico. Lo mismo ocurrirá con la audiencia pública del miércoles próximo.

“La oración del ángelus del santo padre, que tendrá lugar en la biblioteca del palacio apostólico (…), será transmitida por video en directo por la cadena Vatican News a las pantallas en la plaza de San Pedro para permitir la participación de los fieles”, detalló el Vaticano en un comunicado.

Esta decisión “ha sido necesaria para evitar los riesgos de difusión del COVID-19 al formarse aglomeraciones durante los controles de acceso a la plaza de San Pedro”, precisó el Vaticano.

La audiencia semanal del papa de los miércoles “se realizará en las mismas condiciones”. El ángelus del domingo y la audiencia del miércoles son atracciones muy apreciadas por los peregrinos y turistas que llegan a Roma y desean ver al papa en carne y hueso.

La afluencia debería, por tanto, reducirse significativamente ante su ausencia. La biblioteca del Palacio Apostólico, donde el papa hablará, está cerrada al público “por medida de precaución” desde el viernes.

Francisco también dejó de celebrar la misa matutina y ha invitado a los fieles a acudir a la capilla del hotel del Vaticano donde vive, lo que indica que se han limitado al extremo sus contactos, en un aparente intento por prevenir que se contagie. Las medidas vienen después de que el Vaticano confirmara el viernes su primer caso del virus.

El domingo pasado, como es tradicional, el papa se asomó de la ventana de su despacho en lo alto de un edificio frente a la Plaza de San Pedro para dar la bendición, pero hizo dos pausas para toser levemente. De manera similar fue visto tosiendo y sonándose la nariz durante la misa del Miércoles de Ceniza unos días antes. Además, hasta próximo el domingo, las misas en Santa Marta, la residencia del papa en el Vaticano, están anuladas.

Hace más de una semana que el papa, líder espiritual de 1300 millones de católicos, no ha dejado esta residencia, situada a pocos pasos de la basílica de San Pedro. La Ciudad del Vaticano, el más pequeño Estado del mundo (0,44 km²) y 450 habitantes, anunció el viernes su primer caso de coronavirus.

Con información de AP

Te puede interesar:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo