Ecuador recalca que vigilancia con aviones de Estados Unidos es previamente autorizada

Por Agencias

Ecuador recalcó este miércoles que "son previamente autorizadas" las operaciones y procedimientos de vigilancia que se realizan con aviones radar de Estados Unidos para la lucha contra el narcotráfico y otras actividades ilegales.

Así lo aseguró la Cancillería después de que el martes Francisco Carrión hiciera pública su dimisión como embajador en Washington por discrepancias en torno a la ausencia de un acuerdo normativo bilateral específico sobre los vuelos antinarcóticos que desde 2018 efectúan sobre territorio nacional aviones estadounidenses.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores destacó hoy el fortalecimiento de las relaciones con EE.UU. durante la Administración de Lenín Moreno, en el poder desde mayo de 2017.

Una de las áreas en que se ha reactivado la cooperación es precisamente en seguridad y combate al narcotráfico, subrayó.

"El programa bilateral de vigilancia aeromarítima con la participación de aviones radar de EE.UU. es un elemento clave en la lucha contra el narcotráfico y otras actividades ilegales que pueden suceder en el espacio marítimo ecuatoriano", anotó.

Y detalló que "más de treinta toneladas de droga han sido incautadas por estos procedimientos".

"Recalcamos que todas las operaciones y procedimientos han sido previamente autorizadas en el marco de los acuerdos generales de cooperación entre Ecuador y Estados Unidos, hoy en vigencia", indicó.

La Cancillería explicó que en cada vuelo de dichos aviones están presentes "Fuerzas Armadas, Policía Nacional y Fiscalía de Ecuador, pues evidentemente son procedimientos regulados por la legislación nacional".

La aviación civil autoriza los vuelos "en estrecho apego a nuestra legislación e intereses", se lee en la nota oficial.

El anuncio de Carrión también generó polémica por la versión del secretario particular de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán, quien indicó que había sido Moreno quien le había pedido al embajador que dimitiera para fortalecer los lazos comerciales con EE.UU.

Carrión, en un comunicado de prensa difundido a través de redes sociales, aseguró que el lunes había entregado en la Presidencia su carta de renuncia, pero que de manera sorpresiva, un día después, un alto cargo del Gobierno anunció que, más bien, ha sido Moreno quien le había pedido que dimitiera.

"Resulta extraño que se me solicite la renuncia después de haberla presentado", agregó Carrión en el escrito y añadió que ante ello se ha visto obligado a explicar la razón de su renuncia.

Precisó que su dimisión se debe a su "desacuerdo con el programa de vuelos de vigilancia aeromarítima (con EE.UU.) que ha venido realizándose sobre territorio ecuatoriano desde septiembre de 2018 (…) sin que exista hasta la fecha un marco normativo bilateral indispensable para la ejecución de estas operaciones".

"Aunque el objeto es el de la lucha contra el narcotráfico, al cual me adhiero plenamente, es imperativo que haya un acuerdo vinculante entre las partes", agregó el dimisionario embajador.

Este tipo de acuerdos, aclaró, busca que "las partes establezcan obligaciones, derechos y condiciones de su ejecución, para preservar nuestra soberanía" territorial.

Además, añadió que su preocupación sobre la materia ya ha sido transmitida a la Cancillería en Quito "en varias ocasiones", pero lamentó que, hasta ahora, no se haya "suscrito el convenio" que, al parecer, "aún se encuentra en proceso de negociación".

La Cancillería indicó hoy que el 6 de enero el ministro de Exteriores, José Valencia, mantuvo una reunión con Carrión para solicitarle poner a disposición del Gobierno su cargo, ya que había decidido designar a otro embajador para Washington.

Agregó que el nuevo embajador en Washington tendrá un perfil "más centrado en la promoción económica de las exportaciones, turismo e inversiones".

Con información de EFE

Lea también:

Video relacionado

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo