Golpe al parlamento refuerza destrucción de las instituciones públicas en Venezuela

Aumenta la crisis de legitimidad en las instituciones públicas venezolanas, luego de la toma de la Asamblea Nacional por seguidores de Nicolás Maduro

Por Elizabeth Ostos, especial desde Caracas

La decisión del oficialismo venezolano de tomar por la fuerza a la directiva de la Asamblea Nacional –AN– en paralelo a la que preside la oposición con Juan Guaidó como líder, profundiza la crisis política en esta nación sudamericana y ratifica la existencia de doble institucionalidad: dos Presidentes, Fiscales, Procuradores, Congresos, Tribunal Supremo.

En un confuso proceso, aún sin aclarar, el diputado Luis Parra ex militante del partido antagonista Primero Justicia, se proclamó el domingo al cargo de presidente de la instancia legislativa sin que se hayan cumplido las formalidades establecidas en la Constitución de la República y el reglamento de debates. Tampoco hubo quorum. Así lo denunciaron diputados de oposición quienes no pudieron ingresar a la sesión, debido a un estricto bloqueo impuesto al Palacio Legislativo por la Guardia Nacional Bolivariana.

Luego del episodio, el líder opositor Juan Guaidó convocó a los diputados a una sesión en paralelo en donde luego de verificar quórum y demás formalidades se procedió a la juramentación de la Junta Directiva 2020. Guaidó fue ratificado en la presidencia del cuerpo, acción que contó con el respaldo de la comunidad internacional.

“Esto que pasó el domingo es más allá de una crisis de gobernabilidad, es una crisis de estatalidad. La voluntad unitaria del Estado se ha fracturado en Venezuela al generarse tantas instituciones paralelas. El poder legislativo, que gano la oposición a Maduro en 2015, ha sido disminuido paulatinamente con maniobras de obstrucción y de usurpación”, dijo a Metro el doctor en Ciencias Políticas Luis Salamanca.

“El quórum mínimo de funcionamiento es de 84 diputados que es una cifra con la que no cuenta el oficialismo, entonces mal podrían convocar a una sesión. Estamos ante la destrucción de las instituciones; ese es un proyecto que tenía claro Hugo Chávez, el liquidar el poder establecido institucional, social, política y socialmente para imponer su propio sistema. Es lo que están haciendo sus sucesores”, añade.

El analista sostiene que “Maduro impulsó una Asamblea Nacional Constituyente de partido único, el suyo, cuyo propósito fue crear un congreso paralelo. En los últimos años, Venezuela no ha tenido un poder legislativo formal. No hay control hacia el ejecutivo y las funciones de la AN se la han dividido Maduro decretando estados de excepción, avalado por la Constituyente, y el Tribunal Supremo oficialista. El Parlamento con mayoría opositora no ha podido controlar al Ejecutivo en cuatro años”.

Para este martes, Guaidó y Parra han convocado a sesiones ordinarias en el Palacio Federal Legislativo, lo cual supone más enfrentamientos entre los representantes del oficialismo y los diputados de la oposición.

Doble comando

Otro analista del entorno venezolano, Benjamín Tripier, considera que “esto que pasó con la AN es una de las promesas de Nicolás Maduro a sus seguidores; la de tomar la instancia legislativa. Los métodos y las formalidades no importan porque el oficialismo no toma en cuenta esos factores”.

Juan Guaidó Getty

Tripier explica que “esta acción está dirigida a una masa votante chavista que cada día tiende a achicarse porque la situación del país está muy mal desde el punto de vista económico y de la prestación de servicios públicos básicos”.
Advierte que “esta es la continuación de doble comando y doble gobierno. El hecho del domingo aleja las posibilidades electorales y de confianza en Maduro. Países como Argentina empezaron a endurecer su posición respecto a su gobierno aun cuando no califican a lo que vive Venezuela como una dictadura. Pienso que viene una radicalización política”.

Sobre el futuro de Juan Guaido como presidente de la AN, Luis Salamanca dice que “aun cuando ha perdido popularidad, sigue en la pelea y cuenta con un sólido apoyo internacional; la crisis de Venezuela aun no culmina. Guaidó debe hacer unos ajustes ya hizo uno importante en solicitar la liberación de la disciplina de su partido Voluntad Popular. No debe ofrecer cosas que no puede cumplir como fechas aproximadas o exactas de culminación de la crisis. El foco debería estar en cambiar en la correlación de fuerzas que favorecen a Maduro en el plano militar que es su principal soporte”.

Por su parte, Benjamín Tripier estima que la AN no fue muy activa en 2019 “en incidir en las decisiones internas en Venezuela. Es una plataforma política que está construyendo futuro de cara al exterior, dejando de lado la institucionalidad paralela que construyó Maduro”.

“Si hay un cambio drástico en la situación del país, la oposición y Juan Guaidó a la cabeza tomarían posiciones claves, de un momento para otro”, finaliza Tripier

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo