La Amazonía de Brasil lleva 16 días incendiándose

Por Metro Ecuador y EFE

La selva del Amazonía, conocida como 'el pulmón de la Tierra ' que abarca el territorio de Bolivia y Brasil está siendo devorada por violentos incendios forestales que ya llevan 16 días. Organizaciones denuncian que el Gobierno de Jair Bolsonaro ha guardado silencio ante lo que han llamado un "crimen ambiental".

Con el hashtag #PrayForAmazonia (#RezaPorLaAmazonía), miles de personas hacen un llamado en redes sociales a atender los incendios, que representan un riesgo mundial porque afectan al pulmón del planeta.

Desde hace al menos dos semanas se han registrado grandes incendios forestales en Bolivia y Brasil, siendo este último donde se originó el principal foco, específicamente en el estado de Rondonia. Hasta ahora se estima que han sido destruidas 500.000 hectáreas de bosque entre Brasil y Bolivia, y se ha empezado a extender hacia Paraguay y Perú.

En redes sociales se han compartido decenas de imágenes y videos donde se observan kilómetros de la Amazonía de Brasil en llamas, lo cual ha puesto en riesgo a la fauna y a poblaciones enteras que viven en la selva.

El portal de noticias RT compartió un video donde una mujer que vive en el 'Pulmón de la Tierra' que está ubicado en el noroeste de Brasil grita desesperadas y señala los incendios de la Amazonía y solicita ayuda a los medios y al gobierno que apaguen el fuego.

Bolsonaro, blanco de críticas

La divulgación del fuerte aumento de los incendios en la Amazonía y de su posible relación con la deforestación promovida por hacendados se produce en momentos en que Brasil es blanco de críticas por las políticas medioambientales flexibles del actual presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro.

El aumento de tala de árboles en el pulmón verde del planeta ha llevado a Noruega y Alemania a suspender partidas destinadas al Fondo Amazonía, dedicado a la protección ambiental en Brasil y del que ambos países son los principales patrocinadores.

Tras las críticas recibidas, Bolsonaro insistió en defender la "soberanía" de Brasil sobre la Amazonía, mandó a la canciller Ángela Merkel a usar los fondos para "reforestar Alemania" y reprochó a Noruega por "matar ballenas" y "extraer petróleo del Polo Norte".

Desde que llegó al poder, el pasado 1 de enero, Bolsonaro ha propuesto un giro radical en política medioambiental, que pasa por la defensa de la explotación de la selva tropical, la legalización de la minería en las reservas indígenas y la reducción de la fiscalización en áreas protegidas.

Te puede interesar:

 

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo