Protestas pacíficas en Hong Kong son la clave para llegar a acuerdos: analistas

La última protesta en Hong Kong reunió a 1.7 millones de personas, según los organizadores. Esto representa el 25% de la población total.

Por Miguel Velázquez

La masiva protesta pacífica convocada el domingo en Hong Kong reunió a 1,7 millones de personas, según datos de los organizadores, el Frente Civil de Derechos Humanos. Esta manifestación siguió a una nueva estrategia que incluyó manifestaciones pacíficas y pequeños enfrentamientos con la policía.

"La nueva estrategia, de volver a hacer hincapié en las marchas pacíficas de protesta a gran escala, fue un éxito significativo", dijo a Metro Thomas Kellog, Director Ejecutivo del Centro de Derecho Asiático del Centro de Derecho de la Universidad de Georgetown. "La marcha de protesta masiva del domingo muestra claramente que el pueblo de Hong Kong no será intimidado, ni por tácticas policiales más agresivas, ni por amenazas de Beijing. Los propios manifestantes han mostrado una verdadera flexibilidad: siguen adaptando su estrategia para mantener el impulso. Tanto el gobierno de Hong Kong como el de Beijing deben tomar nota", añade.

La gran afluencia de público en medio de lluvias casi ininterrumpidas durante la mayor parte del día sugiere el sólido apoyo social que hay detrás de la causa del movimiento. Y ello a pesar de las críticas sobre algunos enfrentamientos violentos y los recientes excesos, y de la preocupación por la intervención militar de Beijing. – Linda Chelan Li, Universidad de la Ciudad de Hong Kong.

La manifestación, cuyo objetivo era protestar por la brutalidad policial que tuvo lugar para dispersar las marchas anteriores, se desarrolló pacíficamente. Sólo al final de la tarde un centenar de personas se reunieron frente a una comisaría de policía en Mong Kok y arrojaron huevos y otros objetos a la policía antidisturbios desplegada allí.

"La enorme participación demuestra la determinación y la determinación del pueblo de Hong Kong. Exigen reformas democráticas, pacíficamente y en términos inequívocos. El gobierno de Hong Kong tiene que escuchar a sus propios ciudadanos, hablan alto y claro sobre su deseo de elegir libremente a sus propios legisladores y a su propio Jefe Ejecutivo", añade Thomas Kellog.

En una declaración enviada a los medios de comunicación a altas horas de la noche, el Gobierno de Hong Kong dijo que la manifestación "fue pacífica en general" y que "el Ejecutivo iniciará un diálogo sincero con el pueblo cuando todo se haya calmado"…

"Ambas partes –el gobierno y los manifestantes– necesitan ejercer autocontrol para dar tiempo a los diálogos y las comunicaciones", dijo a Metro la profesora Linda Chelan Li, directora del Centro de Investigación para el Desarrollo Sostenible de Hong Kong, de la Universidad de la Ciudad de Hong Kong. "Ahora que los manifestantes han atenuado sus acciones, el Gobierno debe responder a los impulsos de la sociedad de manera más proactiva y oportuna. Las protestas comenzaron como respuesta a las políticas y acciones del gobierno. Las decisiones de los gobiernos en materia de políticas, y no sólo las acciones policiales, son necesarias para poner fin a las protestas de manera amistosa".

Preguntas y respuestas con…

 

¿Cómo funcionó la nueva estrategia en las marchas de Hong Kong?

La protesta de ayer (domingo) no es una estrategia nueva. La gente de Hong Kong se ha reunido pacíficamente en Victoria Park para conmemorar el 4 de junio todos los años desde 1989. También han marchado pacíficamente desde el parque hasta las oficinas del gobierno en el distrito comercial central el 1 de enero y el 1 de julio de cada año desde el traspaso de soberanía en 1997. En cuanto a las protestas antiextradición, hubo una marcha de un millón de personas el 9 de junio y una marcha de dos millones el 16 de junio.

Lo que es nuevo es lo que ha ocurrido entre el 16 de junio y el domingo: una escalada en los últimos dos meses. En primer lugar, los manifestantes intentaron captar la atención internacional en la cumbre del G20 a finales de junio mediante la entrega de cartas en varios consulados y la publicación de anuncios de página entera en los principales periódicos del G20 menos China. No hubo discusión sobre Hong Kong. La escalada comenzó el 1 de julio cuando un centenar de manifestantes irrumpieron en el edificio del Consejo Legislativo.

P&R Victoria Hui Departamento de Ciencias Políticas Universidad de Notre Dame Victoria Hui Departamento de Ciencias Políticas Universidad de Notre Dame / Foto: Cortesía

Pintaron sobre un pilar: "Eres tú [ la Jefa del Ejecutivo Carrie Lam] quien nos enseñó que las marchas pacíficas no tienen impacto". Desde entonces, ha habido enfrentamientos semanales con la policía. La policía ha utilizado cada vez más fuerza excesiva, golpeando a los manifestantes, disparando gas lacrimógeno, spray de pimienta, balas de goma, granadas esponja a la altura de la cabeza a quemarropa y a corta distancia. Alrededor de 800 personas han sido arrestadas, algunas de ellas acusadas de motín, lo que conlleva una pena máxima de 10 años. Algunos son transeúntes. Lo que también ha enfurecido a la gente es el despliegue de matones que golpeaban a todos los que veían, y la policía estaba misteriosamente fuera de la vista.

La importancia de la marcha de ayer es que la policía sólo permitió una manifestación en Victoria Park y se negó a emitir un permiso de no objeción para una marcha. Con tanta gente desbordando el parque, los organizadores convirtieron la protesta en una manifestación fluida, llevando a la gente por el parque mientras las marchas se extendían a lo largo de los distritos más concurridos de Hong Kong.

Se estima que participaron 1,7 millones de habitantes. ¿Qué implica esto en el movimiento?

Otro significado es que el gobierno había intentado poner fin a las protestas arrestando al núcleo "radical". La gente de Hong Kong ha tenido aversión a la violencia durante mucho tiempo, incluso actúa como si invadiera la legislatura. Sin embargo, al negarse el gobierno a escuchar las protestas pacíficas, la tolerancia de la sociedad hacia la escalada ha aumentado dramáticamente. La demostración masiva del domingo ilustra que la estrategia del gobierno de dividir y gobernar ha fracasado, que la sociedad en general sigue decidida a defender sus libertades y su autonomía.

¿Cuál puede ser una solución pacífica a esta situación?

Es muy fácil para el gobierno reducir las tensiones aceptando retirar formalmente el proyecto de ley y abrir una investigación independiente sobre los abusos policiales. Una encuesta representativa sugiere que el 73% apoya lo primero y el 79% lo segundo.

Desafortunadamente, el gobierno de Hong Kong ha rechazado incluso estas demandas. Hace una semana, una corresponsal de Reuters preguntó al Jefe del Ejecutivo si tenía la autonomía para retirar formalmente el proyecto de ley. Ella amortiguó su respuesta. La erosión de la autonomía de Hong Kong por parte de Beijing es visible para todos. Por eso el pueblo de Hong Kong ha salido en masa a defender sus libertades y su autonomía.

Han pasado más de 10 semanas de manifestaciones, ¿qué pasó? ¿Habrá más cambios?

Dado el estancamiento –que el gobierno de Hong Kong no tiene autonomía para hacer concesiones y que el pueblo de Hong Kong está decidido a luchar en esta última batalla–, las protestas continuarán. Los manifestantes continuarán cambiando sus métodos. Hubo una huelga general el 5 de agosto y participaron 350.000 personas. Habrá más huelgas. También hay llamamientos para boicotear a las empresas que están a favor de Beijing y apoyar a los pequeños comercios que están a favor de la democracia. Los estudiantes hablan de un boicot semanal a la clase todos los lunes. Cada vez se comprende mejor que se trata de una lucha larga y que requiere medidas sustentables.

Los medios de comunicación internacionales se han centrado en el Ejército Popular de Liberación y en la policía armada que se concentra al otro lado de la frontera. A los habitantes de Hong Kong les preocupa más que la policía golpee a los manifestantes y transeúntes, les rompa los huesos, les dispare a los ojos, les dispare gas lacrimógeno en estaciones cerradas, coluda con bandas de delincuentes, etc.

El mundo debería seguir prestando más atención a esta lucha entre adolescentes y una superpotencia.

 

 

31 de agosto

es la fecha para la cual el Frente Civil de Derechos Humanos ya ha solicitado autorización para otra manifestación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo