Es poco probable que el 'euro sudamericano’ se convierta en realidad

Metro analiza la propuesta del presidente Jair Bolsonaro para que las dos economías más grandes de América del Sur, Brasil y Argentina, tengan una moneda única

Por Miguel Velázquez

Tras la reunión con su homólogo Mauricio Macri en Buenos Aires, el presidente de Brasil, Bolsonaro, declaró que ambas naciones estaban dando el primer paso hacia "el sueño de una moneda única en el área de Mercosur, el peso real (combinación de los nombres del peso argentino y el real brasileño –ed.)".

Su idea fue recibida con escepticismo por economistas y políticos, quienes afirmaron que ambos países tendrán que implementar reformas radicales para lograr ese objetivo. El banco central de Brasil ha negado cualquier plan o estudio en curso para una unión monetaria.

“Un esfuerzo renovado para profundizar la integración regional en torno a la política industrial y la creación de cadenas de valor regionales debe ser bien recibido. ¡Sin embargo, esto no pasará por una moneda única!
Diego Sánchez Ancochea, profesor de economía política del desarrollo en la Universidad de Oxford, Reino Unido

“Debemos recordar que los políticos sudamericanos tienen una larga historia de grandes planes sobre la integración regional. A veces, estos planes han funcionado: Mercosur fue un proyecto exitoso al principio y en la década de 2000 hubo más colaboración política entre varios países latinoamericanos", explicó a Metro Diego Sánchez Ancochea, profesor de economía política del desarrollo en la Universidad de Oxford, Reino Unido. "Sin embargo, en general, la integración regional ha sido decepcionante: los países no han podido crear cadenas de valor regionales y la volatilidad económica y política ha llevado a esfuerzos políticos inconsistentes".

"En lugar de una moneda única, debemos pensar más en cómo reducir las barreras intrarregionales al comercio y cómo aprovechar algunas de las ideas de la Comisión Económica de América Latina y el Caribe (CEPAL) sobre un plan proyecto de colaboración entre países”, concluyó Sánchez Ancochea.

####

Preguntas y respuestas con…

Después de su visita más reciente a Argentina, el presidente Bolsonaro defendió la creación de una moneda común con Brasil. ¿Es posible que estos dos países compartan la misma moneda?

– No creo que esto sea probable. Los mercados financieros, la prensa y la clase política están de acuerdo conmigo: el plan ha sido recibido con incredulidad por la mayoría. Hay varias razones para ser escéptico. Primero, la economía brasileña es tres veces más grande que la argentina e influiría demasiado en la evolución del sistema monetario conjunto. En segundo lugar, ambas economías tienen posiciones de deuda externa vulnerables y una moneda conjunta probablemente aumentaría la vulnerabilidad (en lugar de contribuir a bajar las tasas de interés). En tercer lugar, no hay forma de que los dos países puedan adoptar el tipo de medidas de convergencia fiscal que se necesitan para que una moneda única tenga éxito. Y, en cuarto lugar, la experiencia europea muestra que los costos de avanzar hacia una moneda única pueden superar los beneficios incluso en regiones más ricas y estables.

Entonces, ¿crees que no es un plan de política económica?

– El anuncio debe leerse como una declaración política más que como un plan de política económica. Los dos presidentes lo utilizaron como una forma de enfatizar sus similitudes y su intento de trabajar juntos. Sin embargo, es probable que las relaciones amistosas terminen un día, cualquiera de los dos países enfrenta restricciones externas, lo que podría ocurrir en cualquier momento. Además, es probable que Macri pierda las próximas elecciones presidenciales en Argentina y que no sea probable que otro presidente (sea el "equipo de Fernández" o alguien más) persiga la idea o mantenga relaciones amistosas con Bolsonaro. Por supuesto, las relaciones más estrechas entre los dos países podrían ser excelentes para América Latina, pero solo si es parte de un proyecto serio y creíble de integración regional en el comercio y la libre circulación de personas y capital.

¿La moneda común beneficiaría a ambos países?

– Para responder a esta pregunta, es útil pensar acerca de la integración monetaria en Europa y cómo afectó, por ejemplo, a Alemania y España. Al principio, el euro permitió a España atraer inversiones extranjeras y solicitar préstamos internacionales a una tasa de interés baja. Alemania se benefició al encontrar nuevos países donde invertir y también al mantener un tipo de cambio relativamente débil (Por supuesto, los aspectos positivos para España se transformaron en negativos después de la gran recesión). ¿Cómo podemos traducir esto a Sudamérica? No está claro si alguno de los dos países se beneficiaría emitiendo deuda en una moneda común: de hecho, muchos inversionistas pueden tener más dudas sobre la deuda común que sobre la deuda de cada país individualmente.

¿Qué pasa con el posible aumento en el comercio entre los países y la inversión extranjera?

– No es probable porque los dos países han profundizado su especialización en productos básicos (que exportan a terceros países) en los últimos años. En general, es difícil ver mucha ganancia, ¿no es así?

Tal experimento suena arriesgado

– Como hemos visto en el caso de Europa, la integración monetaria es realmente arriesgada. Los países renuncian a un instrumento político importante: la oportunidad de devaluar la moneda para recuperar la competitividad. La experiencia europea también destaca la necesidad de lograr cierta convergencia en la política fiscal (por ejemplo, tener niveles impositivos similares, déficits similares, etc.), algo que es poco probable que ocurra en este caso. Otra gran pregunta que debemos hacer es: ¿la moneda combinada tendrá más credibilidad que el real y el peso de manera independiente? Es difícil ver por qué ese sería el caso.

Entonces, ¿el 'euro sudamericano’ no verá la luz?

– No veo mucho apetito por este tipo de experimento en la región. De hecho, una de las consecuencias negativas del movimiento hacia la derecha en algunos países y la desaceleración económica en toda la región ha sido la crisis de los diversos esfuerzos de integración regional. América del Sur se encuentra hoy en una situación bastante difícil, con crecientes divisiones políticas y un creciente escepticismo sobre el potencial para la expansión del comercio e inversión intrarregional. En el futuro, es más importante idear nuevas formas de implementar la política industrial regional que discutir cómo crear una moneda única.

FACTBOX:

¿Cuál es el estado actual de ambas monedas?

  • El peso argentino se debilitó más del 50 por ciento en 2018, en medio de la segunda recesión desde que Macri asumió el cargo.
  • La economía de Brasil ha luchado por crecer poco más del 1% por año desde que salió de su peor recesión en 2017.

En Twitter:

Ups, no se encuentra el tuit. ¿Tal vez lo eliminaron?

Traducción: "¿De verdad? ¿Vas a devaluar el real? ¿El dólar vale R $ 6,00? ¿La inflación vuelve? Espero que no", Rodrigo Maia, presidente de la cámara baja del Congreso de Brasil.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo