Julian Assange renunció a su gato que vivió con él durante dos años

"Indignado por la amenaza, pidió a sus abogados que llevaran a su gato a un lugar seguro. Ahora el gato está con la familia de Assange", dijo la activista Hanna Jonasson.

Por Metro Ecuador

El fundador del portal Wikileaks, Julian Assange, ha renunciado voluntariamente a su gato que desde hace dos años vive con él en la embajada de Ecuador en Londres. Assange permanece asilado desde el 2012, así lo ha informado la activista Hanna Jonasson.

Esto se debe a que el mes pasado la embajada de Ecuador reestructuró el reglamento de conducta para Assange que, entre otras condiciones, le obligaba a alimentar a su mascota y realizar la limpieza del mismo. Caso contrario se amenazaba de enviar al gato a un asilo.

“Indignado por la amenaza, pidió a sus abogados que llevaran a su gato a un lugar seguro. Ahora el gato está con la familia de Assange. Se reunirán en libertad”, escribió Jonasson, redactora de la web Justice for Assange, en Twitter.

Julian Assange permanece asilado más de seis años en el consulado de Ecuador en Londres para evitar su extradición a las autoridades suecas, pero también previsiblemente a las de Estados Unidos, donde recientemente ha sido investigado por revelar algunos secretos del país.

En mayo del 2016, el gato de Julian Assange llegó a la embajada y fue regalo de su hijo para que lo acompañara en su estadía en el consulado. La mascota se ha hecho tan famosa que en la actualidad posee una cuenta de Twitter. 

Siga leyendo:

El gato de Julian Assange se puso corbata para el interrogatorio

El gato, apodado por los medios ‘el Gato de la Embajada’, lucía corbata blanquirroja a rayas y un cuello de camisa blanco, cuando apareció en una de las ventanas del edificio, donde se paró un par de minutos, intrigado por las cámaras de los periodistas.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo