Caos en Posorja, los hechos narrados desde la vivencia de uno de los policía del UPC

26 policías no pudieron contener la ira de más de 2.600 habitantes de Posorja que exigían justicia. Tres personas fallecieron linchadas.

Por Metro Ecuador

El caos en Posorja dejó como consecuencia tres personas muertas e pérdidas económicas que no han sido aún cuantificadas. Cerca de tres mil personas exigían que se les entreguen a los detenidos que fueron acusados como robaniños.

Los uniformados intentaban explicar y calmar a la población indicándoles que los sujetos habrían sido aprehendidos por robo. Eran acusados de sustraerse 230 dólares y dos teléfonos.

Con bombas molotov intentaban calmar a los manifestantes que incendiaron motocicletas policiales y además un taxi.

“Hubo un acto que nos debilitó, un desadaptado nos lanzó un balde de gasolina”, relata un agente de los 26 que estaban en el lugar en entrevista para ElUniverso.com.

El líquido mojó a un policía que resultó con quemaduras por un fogonazo que ingresó al retén. Tras ello intentaron hacer una barrera que fue rápidamente superada por la población.

“Siempre estuvimos solos, qué podían hacer 26 policías frente a 2.500 personas”, señala el agente.

El uniformado asegura que 36 marinos que intentaron apoyarlos fueron repelidos a pedradas. Lo mismo sucedió con los bomberos.

POLICÍA UTILIZÓ GAS PARA FRENAR LA AVANZADA

Los policías decidieron usar gas para frenar a la población. No actuaron imponiendo la fuerza pues señala que "hubiese habido heridos, más muertos”.

Tras análisis de cámaras, ayer la Fiscalía pudo identificar a entre 15 y 20 participantes del linchamiento. La investigación está siendo desarrollada por el fiscal de Playas, Jefferson Caicedo.

La Unidad de Policía Comunitaria (UPC) fue apedreada, incendiada y saqueada.

FAMILIAR DE UNO DE LOS FALLECIDOS

La hermana de uno de los hombres ajusticiados y cuñada de la mujer también linchada aseguró que ellos eran comerciantes. Según la mujer ellos entregaban mercadería puerta a puerta.

En el Laboratorio de Criminalística y Ciencias Forenses de Guayaquil exigió que las muertes no queden impunes. La mujer considera que lo que sucedió tiene relación a que sus familiares no eran nativos de la localidad.

Ella manifestó que los occisos dejaron tres niñas en la orfandad, de 10, 8 y 3 años.

Además, se confirmó que las dos mujeres que habrían alertado del robo, han recibido protección como testigos. Pues han recibido amenazas en contra de su integridad por parte de otros pobladores de Posorja.

TEMAS RELACIONADOS:

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo