Acusada de crimen en El Guasmo contó cómo asesinó a su amiga por celos

La acusada contó los detalles de la forma en la que asesinó a su amiga. Las dos salían con el mismo hombre. El hecho sucedió en El Guasmo.

Por Metro Ecuador

Un crimen consternó al Guasmo Sur. Los restos de una mujer de 21 años fueron encontrados abandonados al lado de un triciclo en una calle en esta zona de Guayaquil.

Kathleen, de 19 años, contó los detalles de cómo terminó con la vida de Verónica Silva Ruiz, de 21 años. La víctima era su vecina, amiga y actual novia de su expareja.

El hecho sucedió el pasado 2 de octubre en la casa de la sospechosa. La vivienda está ubicada en la cooperativa Causa Proletaria, en el Guasmo. El cuerpo de Silva fue encontrado dividido en dos fundas.

KATHLEEN CONTÓ LOS DETALLES DEL CRIMEN

La acusada del crimen contó que Verónica fue a su casa y discutieron por el hombre con el que las dos mantenían relaciones sexuales. En ese lugar la víctima fue torturada, según indicó el fiscal Wilson Álvarez, de la Unidad de Delitos Flagrantes.

“La maniató y la amordazó, pero esta le dijo que no gritaría y siguieron discutiendo”, indicó Álvarez.

“De ahí la hinqué con el cuchillo los brazos y abdomen. También la cacheteé. Ella intentaba soltarse para defenderse, pero yo le golpeaba las manos con el cuchillo. Hasta que en un momento se zafó y forcejeamos”, narró la acusada.

Segundos después logró retomar el control. La amarró a la silla y la ahorcó con un cable hasta dejarla sin aire. Asustada por lo que hizo se comunicó con un amigo, pero él se negó.

Al no saber qué hacer, puso el cadáver sobre su cama y la tapó con peluches para que su madre no se diera cuenta lo que había sucedido.

QUISO QUEMAR LA CASA CON EL CADÁVER DE LA VÍCTIMA DENTRO

Limpió el piso y aseguró que los olores raros era por su perro. Al día siguiente intentó incinerar el cuerpo en el baño, pero no lo consiguió. En ese momento pensó quemar la casa con ella dentro, pero tampoco lo logró.

Luego decidió tomar un cuchillo y dividió el cuerpo de Verónica y lo metió en fundas y cartones. Sacó los bultos como basura, y alquiló un triciclo. Le pagó a un primo 5 dólares para que la ayude con el transporte. Él no sabía de lo que se trataba.

Tras el hecho la mujer deambuló por el sector, su familia la presionó para que se entregara. Hoy la joven guarda prisión preventiva.

RELACIONADO:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo