Richard Carapaz con la mira puesta en el Mundial de Ruta 2018

Richard Carapaz, cuarto en la clasificación del Giro de Italia, regresó hoy para descansar y con ganas de llegar en su mejor forma al Mundial de Ruta 2018

Por Agencias

El ciclista ecuatoriano Richard Carapaz, cuarto en la clasificación del Giro de Italia, regresó hoy para tomar un descanso y con ganas de llegar en su mejor forma al Mundial de Ruta 2018, de Innsbruck (Austria).

"Ahora, primero, un merecido descanso, han sido 21 días muy fuertes y tengo planificado para julio un par de clásicas y de allí me quiero centrar en lo que será el Mundial, que será muy duro y espero tener el apoyo de todo el país y de las autoridades para poder llegar en buena forma", indicó el ciclista en una rueda de prensa.

Carapaz llegó hoy a la capital ecuatoriana y fue recibido como héroe por aficionados y periodistas, que elogiaron su desempeño en la competencia rosa de Italia, en la que quedó cuarto en la general y con una victoria en solitario en una de las etapas del Giro.

"Como deportista me llena de orgullo este recibimiento, esto me motiva, pues me siento muy orgulloso. Las aspiraciones son muy grandes, espero seguir teniendo el apoyo constante y espero seguir llenando sus corazones de muchos triunfos", expresó.

Sobre el Giro de Italia dijo que "éste año ha sido muy duro, el ritmo fue muy exigente, con rivales muy fuertes. La verdad que ha sido brutal, pues mucha gente ha caído de las posiciones que estaban en sus respectivas casillas, pero tuve confianza, buenas sensaciones y esto fue fruto del trabajo" en equipo, anotó.

Confesó que estuvo a punto de perderse la competición debido a una lesión, pero aseguró que alzó cabeza y que contó con el apoyo de un "equipo que trabajó fenomenal en la recuperación y motivación", aunque los dolores persistieron en la primera semana del Giro.

"Aquí (en el ciclismo) hay que tener mucha fuerza de voluntad, el querer es poder. Yo no tuve la fortuna de contar con el apoyo en su momento pero, bueno, hay que virar la página. Sólo pediría que lo que me pasó a mí no le pase a la nueva generación", señaló.

Ecuador -afirmó- tiene talento y los nuevos prospectos del deporte "ahora han podido ver que es posible hacer historia para nuestro país".

"Yo viví un poco lo que fue Jefferson Pérez", el medallista olímpico en marcha, que en sus principios tampoco contó con apoyo y auspicio, recordó Carapaz.

Por eso, dijo, que Pérez "es lo más grande por su medalla olímpica (en marcha), la única para nuestro país. La verdad que el esfuerzo y la constancia siempre tendrán su recompensa".

Entre la nube de periodistas y curiosos que fueron a ver al ciclista estaba una mujer mayor, Ana Luisa Montenegro, su madre, sencilla, con ojos de encanto por la historia que le ha regalado el último de sus tres hijos y su único varón.

Con emoción cuenta que Richard se aficionó del pedal cuando tenía unos trece años de edad, hace unos doce, por pedido de un profesor y luego entrenador, Juan Carlos Rosero, quien guió su carrera.

"Me siento la mujer más feliz por todos los logros de mi hijo", dice con orgullo doña Ana Luisa que no duda en afirmar que a Richard, como buen carchense (oriundo de la provincia de Carchi), le gusta el morocho de dulce, una bebida hecha con base en la cocción de una variedad de maíz, con leche, canela y azúcar, que se suele servir con empanadas de queso.

Para ella, lo de su hijo se puede resumir en pocas palabras: "Fuerza y voluntad, no desmayar y seguir como él, adelante".

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo