Padre del niño que fue rescatado en París estaba jugando Pokemon Go cuando ocurrió el incidente

El padre del niño rescatado en un balcón de París estaba jugando Pokemon Go cuando ocurrió el incidente, así lo confirmó el fiscal francés Francois Molins.

Por Metro Ecuador

En una entrevista con el canal de televisión BFM, el pasado lunes 28 de mayo, el fiscal francés Francois Molins dijo que el padre del niño de cuatro años estaba jugando Pokemon Go. El señor había salido de compras, dejando al niño en casa solo y comenzó a jugar el videojuego una vez que salió de la tienda.

Molins además declaró que el menor estaba bajo el cuidado del padre mientras su madre vivía en la isla de La Reunión. El fiscal agregó que el padre enfrenta hasta dos años de prisión por abandonar responsabilidades parentales. "El padre se encuentra devastado por las consecuencias de sus acciones", señalo el fiscal Molins.

El pasado lunes se hizo viral un video donde un joven migrante, llamado Mamoudou Gassama, escaló cuatro pisos en el exterior de u edificio de apartamentos para salvar a un niño que estaba colgando de un balcón.

Pero el incidente dejó muchas dudas: ¿cómo llegó el pequeño ahí? ¿dónde estaban sus padres? ¿pudo el vecino de al lado esforzarse más por rescatarlo?

A medida que pasan los días, surgen nuevos detalles de lo que ocurrió aquel día. El padre vive en realidad en el sexto piso, según dijo el conserje al canal de noticias BFMTV. Esto quiere decir que el niño cayó dos plantas y de alguna forma consiguió agarrarse de la baranda del balcón del cuarto piso. 

"No puedo justificar lo que hizo mi marido. La gente dirá que es algo que le puede pasar a cualquiera y les ha pasado a otras personas. Mi hijo simplemente tuvo suerte", afirmó la madre a la emisora.

Las autoridades presentaron cargos contra el padre por no haber cuidado al menor. El hombre se encuentra "profundamente arrepentido", según la fiscalía de París.

En Francia, no cumplir con la obligaciones de ser padre se puede castigar con dos años de prisión y una multa de US$35.000.

El menor apenas llevaba tres semanas en la capital francesa, donde se había mudado desde la isla Reunión, un territorio de ultramar francés al este de Madagascar. Allí todavía vive su madre, que tiene pensado viajar a París con su segundo hijo en junio.

El presidente Emmanuel Macron invitó a Gassama al Palacio del Elíseo el lunes, donde recibió un certificado y una medalla de oro por realizar un acto de coraje y dedicación. Gassama le dijo a Macron: "No pensé en eso, subí y Dios me ayudó".

Relacionado

Loading...
Revisa el siguiente artículo