Presidente Lenín Moreno asegura que "pondré mano dura contra los delincuentes"

El Presidente Lenín Moreno detalló a través de Twitter que se reunió hoy con autoridades de seguridad de Colombia.

Por Agencias

El presidente  Lenín Moreno se pronunció poco después de confirmar el asesinado del equipo periodístico del diario El Comercio, secuestrado el pasado 26 de marzo en la frontera.

Moreno aseguró que "Voy a cumplir mi palabra, como siempre. Pondré mano dura contra los delincuentes. Voy a cuidar del país y de nuestra paz".

Además, en otro tuit detalló que se reunió hoy con autoridades de seguridad de Colombia.

"Convoqué a las autoridades colombianas y me reuní con el alto mando militar y policial para coordinar acciones", escribió Moreno en su cuenta de Twitter.

Detalló que en la cita estuvo Luis Carlos Villegas, ministro de Defensa; el general Alberto José Mejía, comandante general del Ejército y el general Jorge Nieto, director general de Policía.

Poco antes de que Moreno confirmara el asesinato del equipo periodístico en una comparecencia ante la prensa, el secretario de Comunicación, Andrés Michelena, adelantó que las autoridades colombianas arribarían para "iniciar con los procesos de operativos conjuntos entre Ecuador y Colombia".

Ello porque Moreno había advertido que si hasta hoy a las 10.50 hora local (15.50 GMT) los secuestrados no daban una prueba de vida del equipo de prensa, ordenará una intervención "sin contemplaciones".

Precisamente, en la comparecencia, el gobernante anunció que se reanudaron las operaciones en la frontera con Colombia y ofreció una recompensa por quien llamó el "narcoterrorista, alias Guacho", líder del grupo que secuestró al equipo de prensa, según un video en el que los secuestrados informaban de ello.

Moreno dijo que incluyeron al "narcoterrorista alias Guacho" en la lista de los "más buscados de Ecuador" y ofreció una recompensa de 100.000 dólares por información que conduzca a su captura en Ecuador o en Colombia.

Asimismo anunció una serie de medidas de seguridad, entre ellas la de declarar el área fronteriza con Colombia zona de seguridad, e incrementar los controles militares y policiales a fin de realizar "acciones coordinadas" en el área de la divisoria.

El periodista Javier Ortega, de 36 años; el fotógrafo Paúl Rivas, de 45, y el conductor Efraín Segarra, de 60, fueron secuestrados en la zona de Mataje, en la provincia de Esmeraldas (noroeste), donde recababan información sobre los ataques registrados en esa región desde enero. EFE

Relacionado

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo