Semana Santa: La fanesca ahora se prepara entre toda la familia

Actualmente toda la familia prepara la fanesca en Semana Santa. Ha quedado atrás dejar a las abuelitas que la hagan solas. Los ingredientes pueden variar de familia en familia.

Por Santiago Argüello

Preparar la fanesca es una actividad muy especial que sucede una vez al año en las familias ecuatorianas durante la Semana Santa.

Los cambios en torno a la tradición con el pasar de los años y de generación en generación han sido evidentes y han servido para unir más a las familias del país teniendo a la gastronomía como aliado.

Años antes, la fanesca era preparada por las abuelitas, a veces con la ayuda de algunas tías o una persona que supiera los secretos del sabor.

En la actualidad, las cosas han cambiado. Sea porque las abuelitas ya están cansadas o porque ahora hombres y mujeres desde la juventud se defienden bien en la cocina, la preparación de la fanesca se hace de una manera ‘conjunta’.  

Una reunión en la cocina.

La mayoría de familias que en esta época preparan la fanesca se juntan varias horas antes del almuerzo para preparar esta fantástica sopa juntos.

Antes las abuelas solitas hacíamos la fanesca, ahora vienen toditos, desde los niños, a ayudar en la preparación y al final todo sabe mucho más rico. Incluso ya no nos dejan a nosotros comprar todos los ingredientes. Cada persona colabora con un tipo de grano. Ese es el sentido de la Semana Santa”, dice la madre de familia Meche Pérez.

Desde hoy las familias preparan la fanesca.

Variedad de granos.

La fanesca no es preparada de una sola forma ni con los mismos ingredientes. Hay granos que no pueden faltar como el choclo, las arbejas, los fréjoles, pero las ideas son tan amplias como la agricultura en el Ecuador.

En algunos hogares se puede encontrar con fanescas hechas con mellocos, chochos, lentejas y hasta habas y garbanzos.

Otro mundo de delicias gira en torno a los acompañantes de la fanesca. Hay familias que les gusta comerla con pedacitos de bacalao que es un tipo de pescado.

A veces el sabor es un fuerte por lo que otras opciones de acompañamiento son los pedacitos de huevo duro, las empanaditas de sal y dulce o las bolitas de masa. Los pedazos de queso también son bienvenidos. Hay personas que disfrutan su fanesca con platanos maduros e incluso aguacate.

Hay que dejar espacio para el molo.

Todos sabemos que una vez que terminamos nuestros dos platos de fanesca aún no concluye la ‘faena’ de sabor.

Siempre hay que dejar un pequeño espacio en el estómago para disfrutar ‘del segundo tiempo’. Se trata del delicioso molo. Es un platillo de puré de papas acompañado con un pedazo de queso y un poquito de lechuga.

No olvide de endulzar la vida.

Los postres en el almuerzo donde la fanesca es ‘la actriz principal’ son importantes y variados. Muchas veces hay que esperar un par de horas para disfrutarlos a mitad de la tarde, ya que los comensales se quedan muy llenos después de degustar la sopa y el molo.

En algunas familias, las abuelitas junto a sus nietos e hijos preparan deliciosos higos con queso. Otro postre muy tradicional es el famoso ‘arroz con leche’ que puede ser preparado con canela e incluso manjar. Los helados o las frutillas con crema son opciones.

TE PUEDE INTERESAR:

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo