Corredor Central Norte quiere ser el primero en cambiar flota por buses eléctricos

En el Corredor Central Norte se hicieron pruebas con buses eléctricos para renovar su flota. Al momento, conversan con el Municipio para lograr la sustentabilidad del proyecto.

Por Andrea Martinez

Durante tres meses, el Corredor Central Norte en Quito probó en sus rutas un bus articulado eléctrico, como parte de un plan de renovación de su flota que debería iniciar desde ahora, según Ney Jiménez, presidente del Comité de Administración del Fideicomiso del Corredor.

Aunque los 73 buses articulados con los que este circuito opera actualmente llevan 12 años en operación (la Ley autoriza un período de uso de hasta 20 años), Jiménez indicó que el proceso de renovación demora de 7 a 8 meses; y en una primera fase, deberían renovarse 10 buses al año durante los primeros cuatro años de ejecución del plan. Por ello, indicó, se encuentran en conversaciones con el Municipio de Quito para que en forma coordinada este proyecto se vuelva sostenible y sea técnicamente viable para la ciudad.

“Primero se firma el acuerdo de renovación con el Municipio de Quito y luego se firma la orden de fabricación con la empresa proveedora. Este tipo de buses se ensamblan bajo pedido, por lo que todo demora hasta 8 meses”.

La propuesta del Corredor Central Norte es iniciar la operación con este tipo de buses en el tramo de Seminario Mayor- Playón de la Marín.

 

¿Por qué buses eléctricos?

 

La iniciativa de adquirir buses articulados eléctricos parte del acuerdo firmado por el Alcalde de Quito, Mauricio Rodas, en París, durante una reunión del C40, en el cual se compromete a que hasta el año 2025, la urbe debe cambiar su flota de buses a base de combustibles fósiles por otros que usen energía limpia.

Es por ello que, según Jiménez, se han planteado algunas propuestas a la municipalidad para lograr este cambio ya que “no se puede mejorar sin los recursos”.

En primer lugar, se ha planteado al Municipio un ajuste en las tarifas del pasaje, ya que con la actual, el proyecto no es sostenible; también se habla de un apoyo por parte del Cabildo para mejorar la infraestructura del Corredor y hacerlo más eficiente en costos; además, se ha propuesto que este servicio también sea incluido en el rubro de compensación que otorga el Municipio a los buses que cumplen con mejoras en el servicio; o que se exonere de impuestos a buses y camiones eléctricos.

 

Costos

Según Jiménez, el costo de un bus a diésel es de 350 mil dólares, aproximadamente, mientras que de un eléctrico está entre los 520 mil y 660 mil dólares, dependiendo la casa comercial.

 

Pruebas en Quito

El bus eléctrico con el que se probó esta tecnología en Quito, cubrió 9 mil km del Corredor Central Norte, cubriendo las rutas de Ofelia – Seminario Mayor y Ofelia – Playón de la Marín.

Se confirmó que existe un beneficio del 30% de ahorro en el mantenimiento y eficiencia técnica, sin emisiones.

TE PUEDE INTERESAR:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo