Timothée Chalamet: 'Evitaré las trampas de la fama'

El actor Timothée Chalamet está nominado como Mejor Actor en los premios Óscar, y charló sobre su carrera en ascenso y cómo evitar caer en las trampas de la fama

Por Metro

Gabriela Acosta

El actor está nominado como Mejor Actor en los premios Óscar, y charló sobre su carrera en ascenso y cómo evitar caer en las trampas de la fama.

No es novato en el mundo de la actuación, Timothée Chalamet, comenzó con un pequeño papel en un corto llamado Sweet tooth en 2008.

El actor estadounidense va agregando proyectos en su carrera y ya se prepara para los próximos estrenos en Lady Bird (también nominada al Óscar), Hostiles, Beautiful boy y A rainy day in New York que vive la incertidumbre de su estreno por las acusaciones contra Woody Allen.

Pero mientras llegan las nuevas cintas, Timothée Chalamet estará en la cartelera con la cinta 'Llámame por tu nombre' junto a Armie Hammer, un filme que tiene cuatro nominaciones a los premios Óscar.

Sin creer el momento que vive Timothée Chalamet,  reveló que tiene que pellizcarse para sentir que todo es real.

El joven de 21 años está nominado como Mejor Actor en los premios de la Academia, y sobre esto charlamos con el actor durante la entrevista con Publimetro.

¿Cómo vives este torbellino de emociones?
— Parece que no terminan, siguen los torbellinos de publicidad y entrevistas aparentemente interminables [risas].

A veces creo que todo es un sueño, y que despertaré llorando en mi cuarto.

Es una verdadera locura, pero lo mejor es conocer a tanta gente que admiro y que me están aportando todo tipo de enseñanzas.

Primero fuiste nominado a los Globos de Oro y ahora al Óscar, ¿en algún momento quisiste huir?
— En muchos momentos [risas], pero pensé: “He trabajado muy duro por años, y está es la mejor recompensa por todos los sacrificios que pasé para llegar a este momento”, así que disfruto todas las consecuencias de estar nominado y lo que implica llegar a más gente.

¿De quién has recibido el mejor consejo?
— He recibido comentarios sinceros de personas que estimo, pero creo que Armie Hammer me dio el mejor: “Las carreras de los actores suben y bajan, bajan y suben, así que habrá un buen momento para  que caigas y vuelvas a levantarte".

Estoy viviendo la fama pero también disfrutando mis momentos de soledad, que son los que me traen reflexión y tranquilidad en este torbellino llamado fama.

Elio Perlman es un personaje con mucho corazón, ¿cómo lo viviste antes de filmar con todo el elenco?
— Elio es una celebración pura del amor, con sus miedos, tristezas y alegrías. Tuve que aprender italiano y tocar el piano. Conviví mucho con Armie Hammer en su papel de Oliver, para que se viera esa relación natural.

Para mí fue un gran momento, porque todos los personajes conviven de manera natural y juegan con las emociones.  Él (Armie) es un ser humano increíble, me hizo sentir seguro en cada una de las escenas.

La historia tiene momentos muy especiales, y era necesario sentirse cómodo para seguir las indicaciones del director (Luca Guadagnino).

¿Tratar el tema de los prejuicios y la homosexualidad que le generó a Timothée Chalamet?
— Cuando leí el guión, la historia me sacudió porque es fuerte pero al mismo tiempo sensible. El poner tantos prejuicios y la homosexualidad  en un contentos histórico social puede generar una serie de críticas, pero también es mostrar algo como el despertar sexual.

En lo personal, la adolescencia es una faceta de experimentación y marca tu personalidad, en esa parte Llámame por tu nombre expone ese sentir.

El saber que Lady Bird también recibió nominaciones, ¿qué pasó por tu cabeza?
— En la cinta hago el personaje de Saoirse Ronan, y aprendí mucho de Greta Gerwig. Además todos estos proyectos me llevaron a tener otras oportunidades como Hostiles con Christian Bale y Beautiful Boy junto a Steve Carell.

¿Qué generan este tipo de nominaciones a tus 21 años?
— Generan cosas extrañas, pero eso me reafirma que voy por el camino correcto. Soy realmente un fanático de la actuación y la narración.

Soy un chico de teatro, pero el camino me llevó al cine. Mi reto es encontrar buenos y trabajar con buenos directores.

¿Hay algún miedo a la fama?
— No lo llamaría miedo, sino inseguridad a caer en ciertas trampas, es decir como deslumbrarte y caer en las tentaciones. La carrera tiene cosas muy buenas, pero también trampas que te hacen caer.

Quizá sea un poco ingenuo, pero aprendes a defender tus ideologías ante una constante exposición mediática.

¿Has padecido algún acosos en tu carrera?
— Crecí en Nueva York, viajaba solo en metro y comencé a trabajar a una corta edad. Siempre alguien va a querer obtener algo a cambio, por eso es necesario tener bien claro los objetivos.

¿Cuál es tu posición ante la campaña contra abusos en Hollywood, en especial de Woody Allen?
— Debe alzarse la voz contra las injusticias, en el tema de Woody Allen prefiero reservarme la respuesta.

¿De qué trata?
Elio Perlman (Timothée Chalamet), un joven de 17 años, pasa el cálido y soleado verano de 1983 en la casa de campo de sus padres en el norte de Italia.

Se pasa el tiempo escuchando música, leyendo libros y nadando hasta que un día el nuevo ayudante americano de su padre llega a la gran villa.

Oliver (Armie Hammer) es encantador y, como Elio, tiene raíces judías; también es joven, seguro de sí mismo y atractivo.

Al principio Elio se muestra algo frío y distante hacia el joven, pero pronto ambos empiezan a salir juntos de excursión y, conforme el verano avanza, la atracción mutua de la pareja se hace más intensa.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo