Surgen más interrogantes tras la muerte de Emilia B.

José F.N. y otros detenidos fueron trasladados la madrugada del 21 de diciembre junto a los otros dos sospechosos a un centro de detención en Cuenca, e ingresaron a una celda provisional que no pertenece a los pabellones. Pocas horas después fue hallado muerto.

Por Metro Ecuador

Luego de que la ministra de Justicia, Rosana Alvarado, informara que uno de los sospechosos del asesinato de Emilia B. en Loja fue hallado muerto en el centro de detención en el que estaba internado, surgen varias interrogantes.

Según una publicación digital de El Comercio, en Loja hay quienes se preguntan "¿por qué no se adoptaron las seguridades para precautelar la vida de José Nero?, ¿qué sabía él?, ¿nadie se percató de lo que sucedía?", señala el medio.

José F.N. y otros detenidos fueron trasladados la madrugada del 21 de diciembre junto a los otros dos sospechosos  a un centro de detención en Cuenca, e ingresaron a una celda provisional que no pertenece a los pabellones. Pocas horas después fue hallado muerto.

"Uno de los sospechosos del caso Emilia fue hallado muerto en el centro regional a donde fue trasladado. Se presume suicidio, sin embargo, solo el informe médico legal determinará las causas del fallecimiento", escribió Alvarado en su cuenta de Twitter.

El traslado de Loja a Cuenca se habría dado después de que se conociera un informe de riesgos. El objetivo era que los tres procesados sean agredidos por internos de Loja. En redes sociales circuló un video que presuntamente corresponde al interior del Cetro de rehabilitación Penitenciaria de Loja. Se trataría de personas privadas de la libertad que pedían que se les entregue a los investigados en el caso del asesinato de Emilia B.

En una rueda de prensa posterior, Alvarado habló de la posibilidad de un ahorcamiento por parte del detenido, que habría utilizado para ello una de sus prendas de vestir.

Indicó que observan "permanentemente el comportamiento de las otras dos personas sospechosas", y detenidas, y añadió que durante el traslado al centro de rehabilitación desde Loja a Cuenca, el ahora fallecido pidió hacer una llamada telefónica, posiblemente a su madre.

Incluso, Alvarado se habría preguntado: "¿Por qué las tres personas estaban en una sola celda? ¿Por qué los otros dos presos no alertaron del suceso? ¿No era necesario que estén con esposas?".

En un Gabinete Ampliado en Quito, el presidente Lenín Moreno pidió a los ministros de Interior, César Navas, y de Justicia, Rosana Alvarado, "ver bien si no le dieron suicidando" al principal sospechoso de la muerte de la menor.

La Fiscalía de Ecuador informó el miércoles de que tenía bajo custodia a tres sospechosos que eran investigados por el asesinato de Emilia, desaparecida desde el pasado 15 de diciembre.

La ministra detalló que la situación también puede constituir un caso de femicidio, pornografía infantil y secuestro.

Los restos de la menor fueron descubiertos en una quebrada en la vía que une Loja con la localidad de Chuquiribamba.

Con información de EFE.

RELACIONADO

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo