Adu Bagong, peleas entre jabalíes y perros en Indonesia

La tradición de las peleas entre jabalíes y perros en Indonesia comenzó en la década de 1960. Allí, la población de cerdos salvajes en la zona se disparó y amenazó con destruir el rendimiento de los cultivos locales.

Por Fernando Mendoza

Circularon las imágenes de un entretenimiento en Indonesia. Se trata del enfrentamiento entre perros y jabalíes. La pelea entre los animales es hasta la muerte. La 'competencia' se realiza en una zona remota de la isla indonesia de Java.

Cientos de aldeanos, que llenan tribunas improvisadas, parecen saborear la lucha entre perros de pelea especialmente criados y jabalíes capturados. Las peleas se conocen como 'adu bagong'.

La tradición comenzó en la década de 1960, cuando la población de cerdos salvajes en la zona se disparó y amenazó con destruir el rendimiento de los cultivos locales. Los agricultores solían cazarlos y matarlos antes de que se desarrollara esta cultura de brutales peleas.

Los participantes explicaron a Reuters que las peleas eran una forma de preservar una tradición de caza en el área.

Solía ​​ser muy simple, no como ahora cuando se entrena a los perros. Desde allí se ha transmitido e incluso se ha convertido en parte de la tradición y la cultura", afirmó Nur Hadi, jefe de un grupo local de caza.

Los criadores pueden ganar hasta 2 000 dólares si sus perros vencen a estos animales salvajes. Los lugareños dicen que los cerdos ponen a prueba las habilidades de agilidad y caza de los caninos feroces.

A los perros de diferentes razas los arrojan en una arena de 15 por 30 metros, que por dentro tienen paredes de bambú y un pozo de agua en un extremo.

Si un jabalí tiene la suerte de sobrevivir a una pelea, será curado y luego regresará a la arena para pelear otro día. Cuando finalmente muere, lo sacrifican y venden su carne.

Ante el hecho, grupos defensores de los derechos de los animales critican constantemente este cruel deporte.

Es un acto criminal contra los animales", cita el medio a la activista indonesia Marison Guciano, quien insistió en que "el Gobierno y las ONG deben ir al campo para detener estos eventos".

El criador de perros Agus Badud defendió la práctica, argumentando que le daba a la gente local un medio de ganar dinero.

Participo de este torneo para aumentar el precio de venta y el valor económico de mis perros, y para mí sería inútil como criador si no participara", argumentó Badud.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo