Monseñor Andrés Tirado: Ser exorcista es una tarea que nunca termina

En entrevista con Metro, Monseñor Andrés Tirado habló sobre su profesión, que es considerada como de alto riesgo espiritual.

Por Metro Ecuador

Mónica Garzón, MWN

Monseñor Andrés Tirado, Doctor en teología académica, especializado en Sagrada Escritura y Arqueología Bíblica, es uno de los exorcistas más reconocidos a nivel internacional.

Es fundador de la Congregación Sacerdotal Internacional (Católicos, Indenpendientes, organización religiosa sacerdotal y de laicos) cuenta con más de 16 años de trabajo en el ministerio de la liberación, exorcismos, sanación física, espiritual, interior, psicológica, ayuda en progreso, prosperidad, restauración de hogares, medicina natural y consejería espiritual.Dentro de su experiencia dice haber visto personas ‘volar’ por el aire. Incluso, ha visto a algunas que sacan cosas de su boca. Monseñor también coordina un seminario de formación de exorcistas en Bogotá, Colombia, y ha publicado varios libros sobre cómo luchar contra las fuerzas del mal.

Este hombre no solo se enfrenta a un demonio, sino a legiones de espíritus que se han ensañado contra una persona o la familia de esta. En entrevista con Metro nos contó sobre su trabajo.

¿Cómo llegó usted a ser exorcista?

–La mayoría de los exorcistas en el mundo entero se crean así por casualidad, se dan en momentos donde todo se organiza, cuando Dios tiene un propósito para ellos. En mi caso, fue una vez que una señora vino a pedir una sanación. Después de esto empezó a llegar gente y entonces, en una oración fuerte, se manifestó una doble personalidad en una mujer, esa personalidad era agresiva y en ese momento a mí me causó curiosidad, me impactó, no sabía si creer o no creer eso que estaba pasando y empecé a meterme en el tema y así seguí. Ahora ya llevo más de 20 años en esto.

¿Cuáles son los pilares para ser un buen exorcista?

–Son tres cosas fundamentales: el primero es el don de doblegar y manipular a los demonios, eso lo da Dios, sin eso no hay exorcista ni nada. El segundo es el estudio, conocerse a uno mismo, conocer a Dios y al enemigo al que se va a enfrentar. Y el tercero es la experiencia, más que lo académico es algo que tiene mucho estudio e investigación, es experiencial, de vivencias, de todos los días, lucha tras lucha espiritualmente para poder llegar a tener un conocimiento para manejar situaciones así.

¿En dónde se formó para ser exorcista?

–Es importante resaltar que no hay academias como tal, yo creé una hace unos años que es presencial y virtual. Esta tiene varios cursos (sanación, liberación, etc.). Pero, oficialmente, hay dos eventos en el mundo: uno es en Roma y el otro es en México. Yo asistí a los dos para aprender, pero en sí, el exorcista muchas veces adquiere su conocimiento es a través de las experiencias. También he asistido a varios seminarios nacionales e internacionales sobre el tema para seguir aprendiendo.

¿Por qué cree que los espíritus toman posesión de las personas?

–Hay varias razones: unas veces puede ser porque la persona comete errores, va donde brujos, hace invocación de la tabla ouija o le hacen brujería. Estas personas están débiles espiritualmente y así es más fácil para que se contaminen con espíritus malignos. Considero que los espíritus toman posesión de las personas porque quieren que sufra. Por ejemplo, la brujería va matando lentamente, como los ataques con ácido, donde el agresor quiere que su víctima sufra, que quede marcada, matarla mil veces en vida.

¿Cuáles son las señales para identificar que una persona está poseída?

–La posesión existe y es como lo que ve alguien por televisión. Se manifiesta a través de fenómenos como el tener más fuerza que los demás, caminar por el techo, levitar. Todas esas cosas son reales, lo que pasa es que hasta que no se vive no se cree, pero debo aclarar que estos son señales de un caso en un millón.

Por otro lado están los casos que son más ‘suaves’, que son de espíritus y son los más comunes. Son fáciles de identificar porque generalmente están relacionados con la aberración a lo sagrado. La persona comienza a manifestar cambios. Por ejemplo, comienza a tener pesadillas con cementerios, sangre, muerte, también tiene pensamientos malignos o en contra de su vida. Puede amanecer con moretones o rasguños sin razón alguna.

Al examinar esto, el exorcista mira realmente si se trata de una posesión o de un problema psiquiátrico. Luego de esto, hay que revisar cómo se va a tratar el caso, ya que esto no es mágico: las personas creen que con una oración ya se quita todo pero no es así, hay procesos que duran meses y hasta años.

¿Hay una señal que sea la más contundente?

–Hay personas que quedan paralizadas en la noche, como si no pudieran moverse. Algunos llaman ese comportamiento como “pánico de sueño” (parálisis de sueño), yo lo explico como el espíritu que no quiso o no pudo recibir la gracia de Dios. En general, estos son espíritus errantes, para ellos no hay tiempo, ni espacio, ni lugar en el que puedan descansar.

¿Cuánto cuesta una cita?

–10 dólares. Esto incluye una conversación donde se hace unas test para ver qué es lo que pasa a la persona.
El trabajo de un exorcista es como el de un médico: primero se valora y luego se hacen exámenes pertinentes para encontrar o saber qué esta pasando con la persona y posteriormente, se lleva a cabo el tratamiento. Se debe hacer todo un estudio profundo para saber cuál es la causa de ese mal.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo