logo
Actualidad
Actualidad 07/05/2017

500 hectáreas de cultivos protegidas en Cerecita

Los trabajos fueron ejecutados por la Dirección de Obras Públicas de la Prefectura del Guayas en un tramo de la vía Bajada de Chanduy-Cerecita, del cantón Guayaquil, que colapsó por las fuertes lluvias.

En menos de 48 horas la Prefectura del Guayas reanudó la actividad agro-económica de la parroquia Cerecita, del cantón Guayaquil, con la reconexión de un grupo de alcantarillas que colapsaron por la fuerza de las aguas del invierno.

La novedad se presentó en un tramo de la vía Bajada de Chanduy-Cerecita, en donde la Dirección de Obras Públicas reconectó la zona colocando 12 alcantarillas de 48 pulgadas y 300 metros cúbicos, en reemplazo de las que habían sido afectadas.

“En tres hileras hemos colocado 12 alcantarillas con la excavadora, con lo que en poco tiempo pudimos reconectar la vía Bajada de Chanduy-Cerecita que colapsó por el fuerte invierno. El agujero tenía 8 metros de ancho por 2 de profundidad”, explicó Samuel Franco, jefe de la obra.

Los 5 mil habitantes de la zona, que viven entre los recintos Ciénegas, Primero de Mayo, Santa Isabel y La Camarona, expresaron su conformidad al observar el trabajo intenso que ejecutó el Gobierno Provincial con la finalidad de que no resulten afectados con la venta de sus productos agrícolas, sembrados en aproximadamente 500 hectáreas de terreno.

“Este invierno ha sido demasiado fuerte que justo el fin de semana esta vía se rompió, a tal punto  que no podíamos comunicarnos entre nosotros. De inmediato comunicamos a la Prefectura para que nos ayuden y nos han atendido rápido”, comentó Félix Villón, presidente de la Comuna Chanduy.

Héctor Villón, habitante de La Camarona, también se sumó a los agradecimientos por el trabajo desarrollado de forma oportuna y rápida. “Veíamos que  nuestra esperanza se venía abajo por que si que fue horrible ver cómo este camino se rompía. Al ver llegar la maquinaria y volquetas pudimos respirar y sonreír, ya que con el arreglo podíamos sacar y vender nuestras cosechas. Damos gracias a Dios y al prefecto Jimmy Jairala porque nos devuelven la oportunidad de sacar adelante a nuestra familia”.