El agresor del Louvre rechaza hablar con los investigadores

El hombre, que presuntamente gritó en árabe "¡Dios es Grande!" cuando se abalanzó contra los soldados que lo balearon en cuatro ocasiones, se mantuvo en silencio durante el interrogatorio y permanecerá detenido. Uno de los militares sufrió una herida leve durante el incidente.

Por Agencias

Investigadores franceses interrogaron el domingo por primera vez al egipcio que supuestamente atacó hace días con machetes a soldados en el Museo del Louvre.

El hombre, que presuntamente gritó en árabe “¡Dios es Grande!” cuando se abalanzó contra los soldados que lo balearon en cuatro ocasiones, se mantuvo en silencio durante el interrogatorio y permanecerá detenido. Uno de los militares sufrió una herida leve durante el incidente.

El Louvre fue cerrado de inmediato después del ataque del viernes y reabrió el fin de semana.

Las autoridades francesas se han abstenido de precisar el nombre del detenido, pero confirmaron que es egipcio. En Egipto lo identificaron como Abdulá Reda Refaie al-Hamahmy, de 28 años.

El padre de al-Hamahmy afirmó el sábado que su hijo no es terrorista, sino un hombre de familia que llevaba una vida normal con su esposa y su hijo.

Reda Refaie al-Hamahmy dijo el sábado a The Associated Press que confía en que el sistema judicial francés determine la verdad detrás del ataque.

“Si lo declaran culpable, que Dios nos acompañe. Pero si es inocente, nos deberán una disculpa”, dijo el padre en la casa de la familia en la ciudad de El Mansurá, en el delta del Nilo.

“Es un hombre muy respetable que nunca tuvo un problema con nadie, nunca emitió ningún punto de vista político”, agregó.

“La mayor preocupación en la vida de él era su trabajo en Emiratos Arabes Unidos”, dijo el padre. Afirmó que su hijo había ido a Francia en “misión de trabajo”.

Abdulá vivía en Dubái desde los últimos cinco años y trabajaba en un despacho jurídico, señaló su padre.

Fuente: AP

Loading...
Revisa el siguiente artículo