¿Existe el demonio?

Dios y el Demonio, esa lucha entre el bien y el mal. En los seres humanos, aquel debate se expande. Sin embargo, ¿existe el demonio?

Por Metro Ecuador

El demonio, ese ser que se apodera de las personas para que actúen mal es un tema que jamás pasará de moda. El ángel caído, Satanás, será tema de discusión en conversaciones.

Más allá de eso: ¿en realidad existe?

La Biblia, por su parte, da la explicación de que el diablo existe. Que está rondando la tierra buscando almas que se consuman en el infierno.

La respuesta que da la Biblia

Sí. Los demonios son “ángeles que pecaron”, seres espirituales que se rebelaron contra Dios (2 Pedro 2:4). El primer ángel que se convirtió en demonio fue Satanás, el Diablo. La Biblia lo llama “el gobernante de los demonios” (Mateo 12:24, 26).

Rebelión en los días de Noé

Antes del Diluvio de los días de Noé, muchos ángeles se rebelaron contra Dios. La Biblia dice que “los hijos del Dios verdadero empezaron a fijarse en las hijas de los hombres, que ellas eran bien parecidas; y se pusieron a tomar esposas para sí, a saber, todas las que escogieron” (Génesis 6:2).

Esos ángeles rebeldes “abandonaron su propio y debido lugar de habitación” en los cielos y se materializaron en cuerpos humanos para tener relaciones sexuales con mujeres (Judas 6).

Cuando llegó el Diluvio, los ángeles rebeldes dejaron sus cuerpos físicos y regresaron al cielo. Sin embargo, Dios los expulsó de su familia. Como parte de su castigo, ya no pueden volver a materializarse (Efesios 6:11, 12).

Un exorcista confirma la tesis

“Con el demonio no es posible dialogar, porque vencerá siempre. Solo la fuerza de la palabra de Dios puede vencer”, dijo Francisco a la multitud congregada en Ecatepec el pasado domingo, durante su reciente visita a México.

Gabriele Amorth, exorcista de la Diócesis de Roma, en entrevista a El Comercio de Perú a inicios del año dijo:

Un día un cardenal me entrevistó y me dijo: ‘Sea sincero, el diablo no existe’”. “Yo le respondí: ‘Usted debe leer un libro que le será muy útil: el Evangelio’.

Para quien fue llamado el exorcista del Vaticano, el principal problema radica en que “muchos se han olvidado de que quien sugiere el mal es el diablo”.

Sus revelaciones en las que defiende que el demonio se encuentra en “todo aquello que niega a Dios”, como “el aborto, el divorcio, los gays, el rock satánico o los programas de violencia y sexo en televisión” han ocasionado que algunos no lo tomen muy en serio.

No hay una cifra oficial, pero varias diócesis europeas y latinoamericanas informan que las sectas “son un fenómeno en aumento”, según el Grupo de Investigación e Información Socio-Religiosa (GRIS, por sus siglas en italiano).

Exorcismo

Esta organización sostiene que se trata de un suceso “peligroso”, ya que en los últimos años han aumentado las personas que requieren un exorcista.

En tanto, estas denuncian que no hay suficientes expertos para atender el número de casos y que algunas regiones se ven privadas de sacerdotes con las cualidades necesarias.

¿Quiénes pueden hacer un exorcismo?

Según la doctrina católica, un sacerdote solo puede ejercer el exorcismo con el consentimiento de su obispo.

Y, eso que después de que el paciente haya sido diagnosticado por un médico. Barrajón reconoce que se trata de “casos muy reducidos, pero que deben ser atendidos”.

El demonio suele acudir a personas que “han estado en contacto con prácticas satánicas o con el espiritismo”, asegura el experto. Y aunque el diablo no esté en todas partes, “también puede atacar a quien no haya pecado nunca”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo