Si eres rico, en tu casa hay más bichos

Por GLobovisión

Si tienes mucho dinero, probablemente tengas más “de todo”: más ropa, más viajes, más libros… y, sí: más bichos. Esa es la sorprendente conclusión de un trabajo publicado en la revista científica Biology Letters.

Los investigadores partieron de lo que se conoce como “luxury effect” –efecto del lujo-: en los barrios pudientes suele haber más vegetación: casas con jardines, parques, espacios abiertos, etc. Y se sabe que, de hecho, la biodiversidad en estas zonas, tanto a nivel de plantas como de aves, murciélagos y lagartos, es mucho mayor que en barrios con menor nivel socioeconómico.

Debido a ello, los científicos pensaron que, dentro de las casas, la biodiversidad de artrópodos -un gran grupo de animales que incluye a insectos, arañas, crustáceos, etc.-, debería ser mayor también en estas zonas, así que se lanzaron a recoger muestras en 50 hogares de estado de Carolina del Norte (EEUU).

En total, se obtuvieron 10.000 ejemplares de más de 300 familias diferentes, y los resultados confirmaron que, efectivamente, los barrios más pudientes también eran más ricos en bichos. De manera curiosa, los análisis estadísticos revelaron que no era tan determinante si una casa a nivel individual tenía más jardín o más vegetación alrededor: bastaba estar localizada en una zona de alto nivel económico. Es decir: la biodiversidad de artrópodos dentro de las casas viene determinada a una escala de barrio: en esas áreas hay más vegetación en términos globales, y como los animales se mueven, no importa si tu casa en concreto está rodeada de más o menos plantas: ellos acaban llegando.

Los resultados contradicen la tendencia general a pensar que en las zonas más pobres habrá una mayor riqueza animal en forma de cucarachas, hormigas, etc. Sin embargo, nos olvidamos de que las especies que causan plagas son un porcentaje muy pequeño en comparación con el total, especialmente cuando hablamos de artrópodos, el grupo más diverso de animales que existe.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo