La cárcel de Noruega es tan cómoda como un hotel 5 estrellas

Por METRO

Nada en la isla de Bastoy (Noruega) hace presuponer que se trata de una cárcel en la que conviven asesinos y  violadores. Más bien parece un lugar de vacaciones de dos kilómetros cuadrados donde tomar un descanso y estar en contacto permanente con la naturaleza. Pero es que en el país noruego las cosas funcionan de otra manera.

Allí los presos, toman el sol, montan en bicicleta y se ocupan del cuidado de plantas y animales como vacas, caballos y aves. Los 115 inquilinos de la isla deben cumplir una serie de condiciones para ingresar en Bastoy; la primera y principal es que esté cerca el fin de su condena y la segunda es que demuestren que están trabajando duro para lograr la reinserción.

Esta cárcel es como una especie de lugar de entrenamiento antes de volver a la vida normal y por eso su día a día es bastante parecido a como sería en el resto del país, ya completamente libres. Comparten alojamiento en pintorescas cabañas de madera y tienen una serie de ventajas que hacen que cualquier preso del mundo tenga envidia.

Pueden estudiar, llamar a sus familias desde cabinas telefónicas y recibir visitas a solas. Incluso cobran un pequeño salario por su trabajo (8 euros al día y 24 euros los fines de semana). Por eso a nadie le sorprende que haya lista de espera para poder entrar en esta prisión, ya que ofrece mejores condiciones que muchos lugares del exterior.

 

Y el éxito está asegurado. El objetivo de las autoridades noruegas es que estas personas se reincorporen a la sociedad y no vuelvan a reincidir y los datos apoyan este tipo de decisiones. En Noruega, la tasa de reincidentes es del 16%, con el 84% de las personas que han estado en la cárcel sin volver a cometer un delito, mientras que el resto de Europa se queda bastante lejos de estos logros. La máxima es rehabilitación por encima de castigo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo