Mujeres podrían oficiar bautismo y matrimonio

Por Metro

var VideoTV=”b4vrocmIDt/country/”+nombre_pais(return_pais())+”/section/noticias/device/Desktop/type/embed/autostart/true/volume/0″;

El Papa Francisco creó una comisión que se encargará de estudiar la posible incorporación de las mujeres en el diaconato, que es el rango inferior inmediato al sacerdocio; con lo cual, se abre la posibilidad de que adopten más responsabilidades dentro de la Iglesia Católica.

La comisión estará compuesta por doce miembros, la mitad mujeres, y todos ellos religiosos y estudiosos como el docente de la madrileña Universidad Pontificia de Comillas Santiago Madrigal.

Su objetivo será arrojar luz sobre la cuestión del diaconado femenino, “sobre todo en relación con los primeros tiempos de la Iglesia”, según la nota oficial.

El  papa  ya había apuntado la posibilidad de crear esta comisión el pasado 12 de mayo, cuando fue interpelado al respecto por una religiosa durante la Asamblea la Unión Internacional de las Superioras Generales en el Vaticano: “Es una posibilidad a día de hoy”, reconoció.

El diaconado es el grado de consagración anterior al del sacerdocio y, previa ordenación, otorga la potestad de administrar algunos sacramentos como el bautismo y el matrimonio, una función de la que actualmente están excluidas las mujeres en la Iglesia Católica.

Según el Concilio Vaticano II (1962-1965), las funciones litúrgicas y pastorales del diácono son la de “administrar solemnemente el bautismo, reservar y distribuir la Eucaristía, asistir al matrimonio y bendecirlo en nombre de la Iglesia, llevar el viático a los moribundos y leer la Sagrada Escritura a los fieles”.

También cuenta con el poder de “instruir y exhortar al pueblo, presidir el culto y la oración de los fieles, administrar los sacramentales y presidir el rito de los funerales y sepultura”.

Pero, ¿por qué se trata de una reforma importante e histórica? Lo explicamos en el siguiente video 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo