Mundo

Niña grabó a su padre abusador porque nadie le creía

Una menor grabó una conversación con la que probaría los abusos.

Una niña a la que llamaremos María colocó una grabadora en sus partes íntimas para ir a visitar a su padre y de esta manera lograr el amparo que la justicia le había negado.

La menor de nueve años, después de meses de ser abusada por su padre, con valentía tomó la cámara de su madre y comprobó que su padre abusaba sexualmente de ella. Hasta ese entonces nadie le creía según publica Infobae cintando al diario El País de España.

Según el medio español, María había indicado a su pediatra que tenía ardor al orinar y la justificación que había dado fue: «Papá me clavó la uña». Indicó también que le desagradaban «las cosquillas» que le hacía su padre en los genitales. Pasaron unos días y el episodio se repitió y el diagnostico del médico fue: «Sospecha de abuso sexual«.

María comenzó en ese momento una batalla legal. El perito asignado al caso examinó a la niña y no le creyó generando que un juzgado de Madrid archivara su caso. 

La Ley además continúo permitiendo que el padre tenga contacto con ella en visitas programadas. Su madre tampoco logró protegerla, pese a las constantes peleas con su expareja y sus súplicas a las autoridades para que no permitieran que María se fuera con el padre.

María en ese momento optó por otro recurso: grabar lo que sucedía. Una parte del diálogo fue hecha pública por el diario El País donde se escucha una conversación entre la niña, su padre y los abuelos.

—¿Pero cuándo te he tocado yo? —le dice el padre a la niña.

—Muchas veces —contesta la niña.

—Pero cariño, eso es para jugar —dice él.

—Es que no tienes que hacerme eso nunca, mi cuerpo es mío —dice ella.

—Tu cuerpo es tuyo, efectivamente. (…) Cuando tú decías que no te tocara, yo paraba. Yo lo único que te estaba haciendo era cosquillas y estaba jugando contigo —le contesta el padre.

El abuelo le explica entonces a la niña que su padre la tocaba para lavarla.

—Eso hay que asearlo muy bien y darle pomada —dice el hombre.

—No, no, no. Si yo sé por lo que la niña lo dice, si yo sé a lo que ella se refiere —corrige el padre de la niña.

—Yo también te lo he lavado, entonces sería igual —dice el abuelo.

—No, si ella no se refiere a eso, si yo sé a lo que se refiere —dice el padre.

—¡Bueno, pues ya está! —grita la niña.

—¡Bueno, pues apechuga, pues apechuga! —contesta el padre a gritos.

El abuelo insiste en que el padre sólo la tocaba para lavarla. Su hijo lo interrumpe:

—Ya está, papá, si ella se refiere a otra cosa. Habla con ella como si fuera una persona mayor, que ella no se refiere a eso.

—Ya, sí, lo sabemos —dice la abuela.

TE RECOMENDAMOS:

El abuso sexual como método para obtener “confesiones” de mujeres

5 famosos involucrados con pornografía infantil

La valiente confesión de esta madre te hará preguntarte si tus hijos están realmente a salvo

Tags

Lo Último


Te recomendamos