Conoces la tradición de Islandia que alberga sobre los nombres

Los nombres y apellidos en Islandia son limitados

Por metro

Seguramente el poeta, escritor y ganador del nobel de literatura en 1955, Halldór Laxness, es uno de los pocos islandeses que logró adoptar un apellido familiar, cuando era legal, antes de 1925. Desde ese momento, no se puede hacer; solo si se tiene derecho a causa de herencia. Uno de las excepciones, es el exjugador del Barcelona, Eiður Smári Guðjohnsen, máximo goleador de la selección de fútbol de Islandia, equipo que sorprendió en la reciente edición de la Eurocopa.

Los nombres y apellidos en Islandia son limitados. Cualquier persona que nazca allí, deberá ser bautizada con uno de los 1.712 nombres que están disponibles para hombres, o 1.853 para mujeres. Si se le pone a un niño otro nombre, es considerado ilegal, tal como sucede en Alemania y Dinamarca. Por eso es común que se repitan los nombres. De hecho, en el sorprendente combinado de la nación nórdica, que hizo historia llegando hasta los cuartos de final en la Eurocopa, varios futbolistas se llaman Birkir.

Y es que Islandia, a diferencia de sus vecinos escandinavos (Suecia, Noruega y Dinamarca), decidió conservar las tradiciones culturales y lingüistícas, continuando con el sistema de nombres arcaico nórdico, que se suprimió del resto de Europa hace siglos. Se sigue con el nombramiento tradicional; ¿en qué consiste?

Es el sistema patronímico (en referencia al padre) y, en algunos casos, matronímico (en referencia a la madre). Es decir, todos los apellidos masculinos islandeses terminan en “soon” -que significa hijo- porque se forman con parte del nombre del padre (en gerundio) y son acompañados por la mencionada terminación. En el caso de los femeninos, se culminan con “dóttir” -que significa hija-. Por ejemplo, el apellido de los hijos de Bergur Haraldsson sería “Bergsson”. Si fuera una hija, se tendría que agregar el sufijo “dóttir” y quedaría “Bergsdóttir”. 

En Islandia también es aceptado legalmente formar el apellido con el nombre de la madre. Recientemente han aumentado estos casos por el incremento de madres solteras.

Aunque los jugadores islandeses hayan lucido sus apellidos en las respectivas camisetas, durantes los partidos que disputaron en la Eurocopa, la tradición lingüística en ese país privilegia el uso de los nombres. Tanto así, que el directorio telefónico está organizado alfabéticamente por los nombres.

Para el torneo de selecciones del viejo continente, periodistas y académicos de Islandia pidieron a la Federación de fútbol que se utilizaran los nombres y no los apellidos. Sin embargo, no fue así. A la FIFA le es indiferente la manera de identificar a los jugadores en sus camisetas, desde que corresponda, sea nombre o apellido, a cómo esté inscrito en la planilla de inscripción previa.

Fuente: AFP

Loading...
Revisa el siguiente artículo